21 diciembre 2006

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 20 de diciembre de 2006


Postales navideñas recibidas: 6
Papanoeles balconeros avistados durante el paseo matinal con Cass: 23


Martes. Eli se pasa por Graceland, juega con Cass, cenamos y nos ponemos al día.

Miércoles. Aprovecho la mañana para acabar “Fantasmas” de Chuck Palahniuk que me ha deslumbrado.

FANTASMAS
CHUCK PALAHNIUK

fantasmas. chuck palahniukUn grupo de escritores, atraídos por un anuncio, acude a un retiro creativo donde nada resulta ser lo que esperaban. A partir de este punto de partida, Chuck Palahniuk – conocido sobretodo por “El Club de la lucha” – traza un opresivo relato que nos habla de esa búsqueda obsesiva de la notoriedad que caracteriza a nuestra sociedad.
Pero paralelamente a este brillante juego de espejos, nos encontramos con una colección de pequeñas historias de terror que nos ayudan a trazar la trayectoria vital de los protagonistas. Los fantasmas que acompañan a los escritores encerrados en esta versión urbana y contemporánea de la reunión de escritores en la Casa Diodati de Byron (reunión de la que nació “Frankenstein”) no aparecen en el gótico escenario sino que les acompañan como equipaje.
Y es, en estos pequeños relatos de terror cotidiano, donde Chuck Palahniuk brilla mezclando leyendas urbanas con noticias aterradoras y miedos ancestrales con terrores de nuevo cuño.
El primero de estos relatos – “Tripas” capaces de apelar a nuestros instintos más básicos es uno de los mejores y nos anuncia desde el principio lo que vamos a tener: “Coge aire. Coge todo el aire que puedas. Este relato tendría que durar tanto tiempo como puedas contener la respiración, y luego un poquito más. Así que escucha todo lo deprisa que puedas.”.
Chuck Palahniuk reinventa el género de terror y nos ofrece un novelón donde nuestros miedos, nuestras cargas y nuestras obsesiones colectivas se convierten en los protagonistas.


Las mentes pensantes de Levi Pants han decidido organizar la tradicional comida de navidad en Alella. Cojo un tren y, leyendo “Los girasoles ciegos” de Alberto Méndez, me acerco a El Masnou y de allí, en bus, a Alella (donde llego gracias a que una buena samaritana me paga el trayecto que el conductor se niega a cobrarme si pago con un billete de 20 euros).
La comida navideña resulta tan dantesca como las anteriores ediciones a las que he acudido (esta es la tercera). En ella nos reunimos todos los trabajadores de la empresa, algunos de talleres que están situados en otras ciudades.
En un alarde de originalidad y “elegancia” uno de los asistentes – no tengo fotos para ilustrar mi afirmación pero si me leéis con regularidad sabéis que no exagero – remata su vestimenta con una corbata metálica (no de color metálico, metálica sin más). Otro de los asistentes – que creo que no está en nómina de la empresa ya que, pese a los esfuerzos que hacemos durante toda la comida, no somos capaces de asignarle ningún papel laboral – lleva un pañuelo a la cabeza como una versión moderna y poco glamorosa de Jack Sparrow. La lista de individuos peculiares sigue pero es su comportamiento lo que convierte la comida en una pequeña penitencia que nos vemos obligados a soportar: ese amigo invisible, esas canciones, esas bromas micrófono en mano que sólo entiende el que las hace, esas innecesarias fotos de grupo...
Cuatro horas después de empezar (más agotados que después de una doble jornada laboral), la comida (que ha sido espectacularmente buena para compensar el esfuerzo mental que algunos nos hemos visto obligados a realizar) llega a su fin.

Paso por casa, doy un beso a María José, un paseo a Cass y vuelvo a salir.

Me encuentro con Jordi P. – con el que he compartido mesa en la comida de Levi Pants – en “thewhitebar”, el aséptico (haciendo honor a su nombre) restaurante del hotel “chic&basic”. Una comida correcta empañada por un servicio lento y poco atento a los detalles.
Rematamos la noche arreglando el mundo en las mesas del “Rubi”, “The Black Horse” y el “Borneo”.

2 comentarios:

Pyewacket dijo...

Mi sincero deseo para que el próximo año se cumplan todos tus deseos. Recibe esa frase taaaan usada de "te leo siempre". Besos

xavi dijo...

Gracias por hacerlo pese al esfuerzo que, seguro, supone.
Lo mejor para el año que empezaremos en breve también para ti.