17 abril 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 17 de abril de 2014
Vacaciones, día 1


No tengo mucho que contar… pero tenía ganas de colgar el cartel de abierto por vacaciones. Todo está preparado: Algunas – pocas – citas marcadas en la agenda, 6’2 kilos de cómics cogidos de la biblioteca, un montón de suplementos y revistas atrasadas por leer… y muchas ganas de disfrutar de cada minuto.

16 abril 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 16 de abril de 2014

Nueva noche de documentales en Graceland. Esta vez vemos “Let's Get Lost” la película de Bruce Weber sobre Chet Baker. La película nos muestra – en un impecable blanco y negro- a un músico de pasado mítico y talento verdadero mancillados ambos por la droga. En el relato trazado por Bruce Weber se alternan verdades , mitos y mentiras contadas por el mismo Baker y por aquellos que lo conocieron, lo disfrutaron y lo padecieron. Tanto lo que es cierto como lo que no lo es, ayudan a dar forma al Chet Baker persona. Pese a la más que evidente degradación, aún afloran chispazos de genio en las conversaciones y, naturalmente, en las tomas de estudio en las que Baker vuela haciéndose con cada una de las escenas. Un relato triste de lentejuelas ajadas, una gran historia, un buen documental.


Cuento horas. Al acabar la jornada laboral de hoy, empiezan unas brevísimas pero muy deseadas vacaciones.

14 abril 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Lunes, 14 de abril de 2014


Lunes después de un fin de semana de cumpleaños, familia y amigos. Empiezo la semana – por suerte corta – cansadísimo pero feliz por todo lo vivido. Me recupero y escribo un poco más.

09 abril 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 09 de abril de 2014

Martes. La semana se hace larga. Días soleados tras los cristales de la oficina. El fin de semana se ve lejos.


Escondido en medio de un barrio que desaparece, está el restaurante “La Tertúlia” (Morales, 15 Barcelona. Teléfono: 934195897). El oasis de tranquilidad en el que estaba situado va desapareciendo y las arenas amenazan con engullirlo. El restaurante - pequeño, tranquilo y agradable - es el sitio que Albert ha escogido para nuestra cena mensual con Esther, Marta y Joan Mª. Hay viajes y otras cosas que contar, pilas que cargar y planes que compartir... suerte de estos pequeños momentos que hacen más corta la semana.

07 abril 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Lunes, 7 de abril de 2014

Leo, a buen ritmo, con la dedicación que te exigen las buenas novelas, “Jo fui Johnny Thunders” de Carlos Zanón. La tercera novela de Zanón – la primera que leo – es una novela negra sin tópicos del género y ambientada en Barcelona. Más allá de la trama que propone, quizá porque comparto escenarios, pasiones y tiempo, me ha encantado leerla y redescubrir esa Barcelona del suburbio, del barrio dormitorio, que ya nos había contado – y también muy bien - Casavella . Y digo que comparto escenarios y tiempo porqué el protagonista, Francis, un poco mayor que yo, vive a 50 metros de la casa donde crecí. Conozco el barrio y las sensaciones que el libro transmite... admiraba y temía por igual a Mr. Frankie... y por miedo, por sentido común, por suerte o por todas esas cosas juntas, elegí caminos distintos. “Jo fui Johnny Thunders” es una novela dura, acerada, inmisericorde y desesperanzada... de cartas marcadas destinadas a perder la partida. Pero ahí están mis escenarios y una banda sonora omnipresente, llena de esa música que nos hacía abandonar el barrio gris y que nos acompañaba – y aún me acompaña – a todas horas. “Debaser”... suena una y otra vez, resonando en mi cabeza, durante los últimos capítulos de la novela a la vez que, al ritmo del bajo de Kim Deal sube el ritmo de la acción. Gran novela, no os la perdáis.


Y, a parte de sol en el patio de Graceland, algo de cocina y muchas perezas, sólo una cena en casa de Víctor y Laura, ha conseguido sacarnos de casa este fin de semana. Empieza una nueva semana laboral... estoy seguro que los Pixies sonarán más de una vez esta semana.

31 marzo 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Lunes, 31 de marzo de 2014

Domingo. Estoy seguro que hay cosas mejores que levantarse temprano para pasear a un perro en un día de lluvia. Volvemos a casa con el periódico y el desayuno, pero mojados y de evidente mal humor. Una vez en casa, tras un desayuno tranquilo acompañado con la lectura del periódico,todo mejora. Día de perezas, de series (estamos viendo – enfermizamente – Marvel's Agents of S.H.I.E.L.D.), de partidas de Battle Nations y de siestas.


Por la tarde vemos “El caballero de Olmedo” en el Lliure. Lluís Pasqual dirige a la Kompanyia Lliure y a la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico en un brillantísmo montaje del clásico de Lope de Vega. “El caballero de Olmedo” de Pasqual és un ejemplo de como debe reinterpretarse un clásico: impecable dirección , ritmo, adaptación sin traición – aunque con pequeñas licencias y omisiones - y buenas interpretaciones. Capítulo aparte merece Rosa María Sardà que brilla con luz propia desde el minuto -1 del espectáculo. También merece ser destacada la dirección musical a cargo de Dani Espasa y la perfecta integración de la música – en directo – con el texto. La escenografía es otro de los aciertos, en su simpleza consigue destacar la esencia del texto. Un disfrute, otra buena tarde de teatro.


30 marzo 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 30 de marzo de 2014

Viernes. Sala Salamandra. Let’s Festival. Abren la noche Cuello. Tienen potencial y potencia, pero como decía el anuncio: “la potencia sin control…”. Un directo hay que trabajarlo y trabarlo hasta que funciona como una máquina perfectamente engrasada y me da la impresión de que Cuello no han hecho ese trabajo. El sonido- con una batería excesivamente presente – no contribuyó al éxito de la noche.

La noche empieza a remontar con Las Ruinas. Inclasificables, eclécticos y divertidos, se metieron al público en el bolsillo en los primeros temas y nos lo hicieron pasar muy bien. Su “Nit bus” me acompañará como banda sonora cada vez que vuelva a casa con el bus nocturno.

Creo que Triángulo de Amor Bizarro tienen uno de los mejores directos del panorama nacional.  Sus conciertos son una fiesta que siempre va de mucho a más, una gozada para vibrar sin parar de bailar… y el del viernes no fue una excepción. Un excelente final de fiesta para mi Let’s Festival de este año.


De nuevo atrapado por las contingencias del Battle Nations la tableta se convierte en un apéndice más… soy un yonki y me gusta.


Y por la noche me separo del juego durante unas pocas horas para cenar con Yoli y Rafa en su casa. Al viejo estilo y con muchas risas. Repetiremos pronto.