26 marzo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 26 de marzo de 2015

Fin de semana tranquilo. Una comida en Graceland con Jordi, Marc i Maria, muchas series y mucho sofá.


Y tras la calma, llega la tormenta en forma de una semana cargada de tensión, de trabajo y de suspensión de cosas que me apetecía hacer y que el trabajo se ha encargado de evitarme. Hoy remato con un horario especialmente desagradable. Espero que la larga jornada de esta noche sea la despedida a esta dura semana e inicie un periodo más tranquilo y con las opciones de ocio que no me han acompañado los últimos días.

21 marzo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Sábado, 21 de marzo de 2015

O Bartomeu Marí se ha prestado a una performance que forma parte de la exposición “La bestia i el sobirà” con el objetivo de generar un debate sobre la libertad de expresión y su falta de relación con la monarquía española o es uno de los mejores expertos en marketing del mundo museístico. No cabe otra interpretación ante esta hábil maniobra para conseguir dos objetivos: la máxima repercusión mediática de la icónica imagen y una propaganda fantástica – y gratuita – para la exposición que finalmente se abrirá como estaba previsto.

También asisto boquiabierto a otra performance de dimensiones Miurescas. Científicos e historiadores gastan dinero público – presuntamente sacado de las mermadas partidas dedicadas a la cultura – para encontrar los restos mortales (los putos huesos) de un escritor muerto. Parece ser que los han encontrado mezclados con los restos de familiares y coetáneos. ¿Y ahora qué? ¿La aportación a la cultura de este hecho es? ¿Hacemos relicarios? Con ellos podríamos jugar al relicario ruso (en el que tienes un porcentaje ínfimo de que el hueso en cuestión sea de Cervantes - y si es el de la mano chunga tienes más puntos -, de uno de sus familiares o del vecino de enfrente). Mientras tanto, manuscritos y libros se pudren por falta de mantenimiento, escritores noveles tienen problemas para publicar sus obras y no se fomenta la lectura. Mención aparte requiere la cobertura totalmente acrítica por parte de los medios de comunicación… pero a eso también estamos acostumbrados.


Y para recuperarme de una semana laboral intensa, nada mejor que un concierto en la Sala Salamandra. Dentro del Let’s Festival actúan Trajano!, Nudozurdo y El Columpio Asesino. Abren la noche unos Trajano! que, con un directo poco trabajado, desmerecen una buena base. Se adivinan buenas ideas y apuntan buenos temas… pero fallan al ofrecer un producto que no brilla como debería. Es una cuestión de respeto al público. La noche remonta – y mucho – con Nudozurdo que me sorprenden con un fantástico directo. Asentándose en una contundente sección rítmica construyen temas solidos que te atrapan, te elevan y te hacen vibrar. Brutal sorpresa ya que mi máximo interés se centraba en el concierto que cierra la noche: El Columpio Asesino.  El concierto, que arranca con un sensacional “Babel”, hace arder una Salamandra totalmente llena. Brillan temas como “entre cactus y azulejos”, el “ballenas muertas en San Sebastian” o "Toro" cerrando el concierto antes de los bises.  Lo pase bien y, aunque esta mañana estoy cansado, la lluvia ayuda a reducir las actividades a los mínimos necesarios para la supervivencia.


17 marzo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Martes, 17 de marzo de 2015

Pese a ser consciente de nuestro espíritu trapero, Núria nos lleva de excursión a una nave llena de tesoros por descubrir. Como conspiradores preparando actos innobles, nos encontramos en un área de servicio venida a menos. Hace frío y el sol acompañará nuestra incursión.

Llegamos a la nave, aparcamos los tres coches – que volverán cargados de tesoros (tesoros que serían definidos por alguno de vosotros, sin duda con menos benevolencia que nosotros, como basura) – y entramos para iniciar nuestra particular búsqueda del Arca Perdida. Todos nos perdemos abriendo cajas, levantando objetos extraños, buscando y encontrando. Poco a poco el montón de cosas que hemos considerado interesantes (montón heterogéneo, curioso y poco coherente) va aumentando. María José ríe mientras corre de un lado a otro con la mirada perdida. En algunos momentos pienso que la he perdido para siempre.

Tras dos horas de traperismo activo, sucios, llenos de polvo y, en mi caso, contracturado por algún esfuerzo del que no he sido consciente, cerramos la nave con un zoom out que a lo “Citizen Kane” nos despide de este templo abandonado. ¿Volveremos? Nadie lo sabe, por el bien de nuestra salud mental, espero que la oportunidad no llegue.

Cargar el coche no resulta tarea fácil. La caja de “The Strain” que nos hemos agenciado ocupa más de lo previsto y – aunque María José lo niega – creo que se mueve o que algo quiere salir de su interior. Finalmente algunos objetos pasan de un coche a otro hasta que conseguimos cerrar las puertas de los tres sin que nadie quede en tierra.

Nos reponemos del éxito con una excelente calçotada en el Restaurant L’Esportell del Bou (Diputat Orga, 3. Picamoixons. Teléfon 977 604 868). Los calçots están sensacionales, la salsa buenísima, las “seques” de vicio,  la carne (butifarra, morcilla y cordero acompañada de patatas y alcachofas) también muy buena. Para rematar un buen postre casero y todo regado con vino y cava… pero sobretodo destaca un servicio impecable (amable, atento, rápido). Impresionante y muy recomendable calçotada pese a que es un sitio muy grande y, al menos el sábado,  está totalmente lleno – lo que, nada más llegar, nos hizo dudar un poco, pero como no hacen turnos, no te sientes como en una fábrica  -.

Volviendo a casa el día soleado se convierte en un pequeño infierno lleno de lluvia, piedra, tormentas y caravana de vehículos propiciada por la meteorología.



He acabado de leer “La forma del Agua” la primera novela de la serie protagonizada por el inspector Salvo Montalbano. La novela de Andrea Camilleri es una buena novela negra, fácil de leer y bien escrita. Una de esas novelas que, sin aportar nada de nuevo, te dejan buen sabor de boca y con ganas de seguir leyendo. Seguiré con la serie.

13 marzo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 13 de marzo de 2015

Hoy, por fin, es viernes. El día se hace largo por culpa de una larga noche con Jordi P. Cena en el Todo Pasa (Vila i Vila, 53. Barcelona. Teléfono 93 328 46 92) y cervezas en el Raval para acompañar nuestras eternas  y provechosas discusiones.

El Museu Marítim, hasta el domingo,  ha sido tomado por hordas de cerveceros aficionados a la cerveza artesana. En el Barcelona Beer Festival, cincuenta tiradores de cerveza ofrecen una amplia selección de cervezas artesanas de todo el mundo. Me uno a ellos y degusto, entre otras, la Hop Damm de Alphabet (Negra, muy picante, deliciosa, todo un descubrimiento).


Y muy cerca, en el Arts Santa Mònica no hay que perderse “La cobla patafísica 2015-2001”, la exposición – instalación con los instrumentos de CaboSanRoque. Entrar en la oscura sala es toda una experiencia sensorial, una experiencia única que hay que vivir. Además es adictiva.


10 marzo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Martes, 10 de marzo de 2015

En noviembre de 2012 “Smiley” nacía en la Sala Flyhard. Ahora, más de dos años después, su larga gira llega a su fin con las últimas actuaciones en el Club Capitol (estará en cartel hasta el 22 de marzo). Una serie de circunstancias fortuitas me habían alejado de la obra de Guillem Clua pese a que la estaba persiguiendo desde hacía tiempo. Era ahora o nunca y, por suerte, el domingo fue ahora. “Smiley” es una comedia romántica muy bien trabada y muy bien dirigida. Guillem Clua consigue mantener un ritmo narrativo constante – con paréntesis incluidos – que atrapa y no te suelta. El texto es una pequeña maravilla pero el mérito también es de los dos actores. Ruben de Eguía y un camaleónico Albert Triola están grandiosos y demuestran que para hacer teatro no hacen falta grandes medios, sólo hace falta un buen texto y mucho talento. Un consejo, no os perdáis esta gran comedia.

L'Altra llum” es el título de la exposición que la Galería Artur Ramón (Palla, 25. Barcelona) dedica a la obra de Josep i Pere Santilari. En el catálogo de la exposición dicen que la última vez que los Santilari expusieron en Barcelona fue en 2006. ¿Han pasado realmente casi nueve años desde la última vez que me enfrenté a sus cuadros? Reviso asustado el diario y veo que en octubre de 2008 la Fundació Vila-Casas ofreció una retrospectiva. Seis años me parecen también una enormidad.

En este tiempo la obra de los Santilari no ha cambiado mucho. Su maestría se mantiene intacta y sus cuadros siguen respirando un aire de contemporaneidad pese a su clasicismo. Sus naturalezas muertas, sobretodo las hechas a lápiz, son fascinantes. Frutas clásicas y reinterpretaciones modernas salidas del mercado de la Boqueria comparten espacio. Como novedad, en esta exposición, aparecen sus particulares visiones de un tema clásico como es el de las Vanitas: nueces, objetos cotidianos y calaveras... también me gustan mucho. Junto a estas, las obras más representativas de los dos hermanos, en la muestra de la Galería Artur Ramón también hay algún paisaje y un par de desnudos femeninos. Mirar a lo clásico con ojos contemporáneos no es fácil y – minuciosidad técnica aparte – los hermanos Santilari saben hacerlo en sus cuadros. Soy de los que no se sienten atrapados por los bodegones clásicos cuando visito un museo, pero no dudaría en quedarme con uno de estas pequeñas maravillas que no me canso de mirar.

Este es de Josep Santilari

Leo “La Reina del Sur” de Arturo Pérez Reverte. Y aunque me hace añorar a Elmer Mendoza (que aparece en el libro “interpretándose” a él mismo), me gustan sobretodo los episodios que tienen lugar en Culiacán. Sobretodo ese final con cierto regusto de western otoñal aromatizado con tequila. Arturo Pérez Reverte en XL Semanal hablaba de los transvases que de la ficción se hacen a la realidad y explicaba una jugosa anécdota salida de este “La Reina del Sur” :


08 marzo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 08 de marzo de 2015

El Let’s Festival es un pequeño gran festival que a lo largo del mes de marzo nos permite – a los hospitaletenses y a todo el que se acerque – descubrir nuevos grupos y recuperar a buenas bandas de la escena indie nacional. Durante cuatro semanas (viernes y sábado) el Let’s Festival ocupa las dos salas de la Salamandra ofreciendo dos conciertos simultáneos con dos o tres bandas por jornada y sala.

Viernes. Me acerco a la Sala 2 para ver a The Saurs. Me gustaron mucho en el último Primavera Club y quiero volver a verlos. Y no me defraudan. Divertidos, potentes, enérgicos… aprovecho para comprarme los singles que han publicado. Tras ellos actúan Les Sueques y Los Nastys (bien Les Sueques y arrolladores los Nastys) para completar una buena primera noche de festival.



Sábado. Jordi R, Núria y Elna vienen a comer a Graceland. De nuevo preparo arroz (prometo descansar unos días  y hacerlo sólo por encargo ahora que llega la época de las barbacoas). Larga sobremesa, risas e intentos dialécticos de arreglar el mundo.No recuerdo si lo conseguimos o no.

04 marzo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 4 de marzo de 2015

Martes. La “Versión Española” del “Hoy Empieza Todo” de hoy me alegra la mañana. Mala Rodríguez versiona el “Colorete y quitasueño” de Nacho Umbert. La canción me encanta y que el testigo caiga en las manos de Nacho Umbert es siempre una buena noticia.


De nuevo atrapado por la rutina laboral (y por miles de acreditados ejecutivos asistentes al MWC), intento recordar el fin de semana.

Sábado. María y Jordi P. (más María que Jordi) nos introducen en la comida típica colombiana con la complicidad del Restaurante Macondo (Corsega, 206. Barcelona. Teléfono 934884229). Patacones con carne desmechada, chicharrones con plátano maduro, ceviche de corvina con leche de coco y cubitos crocantes de yuca, arroz sinuano y una deliciosa sobrebarriga a la criolla. Comemos bien y lo pasamos mejor. Al salir vemos que el restaurante está justo delante del Sindur, la próxima vez que vengamos por aquí será difícil elegir.

Domingo. Primera barbacoa (sólo para dos) de la temporada aprovechando la tregua que el frío nos está regalando. Es la primera de muchas.


Lunes. Primer cine del 2015. Vemos Birdman y como palomitas. Me gustan mucho las palomitas, la película y, sobretodo, la sensación de volver a una sala de cine grande (con cinco personas más, quizá alguien tendría que replantearse los precios).