01 diciembre 2019


DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 1 de diciembre de 2019

Y la vida sigue. Y, pese a que las circunstancias no son siempre propicias, sigue bien.

Despedimos a mi tío con una de esas comidas familiares que a él le gustaban: ruidosa, caótica, abundante, excesiva, con muchos brindis, no siempre estéticamente correcta… lo echaremos de menos, pero lo recordaremos siempre.



Y, tras el paréntesis, vuelta a la vida. A la rutina y a las pequeñas cosas que nos salvan de ella.

Como siempre no ha faltado la lectura (he leído “La Chica del Grupo” de Kim Gordon, un monumento al ego – como se espera en una biografía rock – pero nada divertido ni musical – cosa que también deseas que una biografía rock contenga -. En algunos pasajes dan ganas de gritarle SUPERALO – sea lo que sea - a la autora. El desencuentro tiene fácil solución: seguiré disfrutando de su música y no la volveré a leer.).

Tampoco ha faltado la televisión en su versión a la carta (Watchman, Materia Oscura, Derek… y Bricoheroes – una pequeña maravilla que nadie debería perderse -).

He callejeado mucho por Hospitalet (y en el Tecla Sala he visto las recomendables exposiciones de Angels Ribé, “Sota l’Ossa Major” y “Teixint identitats”).


También ha habido tiempo para encuentros con familia y amigos para festejar, rememorar el pasado o recordar a los que ya no están (Con Toni y Óscar en el Baroz, con Albert, Esther, Marta y JoanMa también en el Baroz, con 13 excompañeros de trabajo – ahora amigos – en Granollers y con mi madre en el Sagués 25).

Mañana vuelta al trabajo y, con las rutinas que el calendario impone en el horizonte, a intentar sobrevivir al último mes del año.

14 noviembre 2019


DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 14 de noviembre de 2019

1969...
El niño de la gorra ridícula soy yo.
Los dos tipos que me dan la mano, con pinta de mafiosos de Florida,  son mi padre y mi tío Hernán.

Hoy, casi tres años después de la muerte de su amigo Tony, Hernán se ha ido rodeado de los que lo querían.

De la foto sólo quedamos el lugar (S’Agaró), yo (ambos mejorados o empeorados por el paso del tiempo – es cuestión de matices y de puntos de vista-) y un montón de recuerdos.

Mi tío Hernán era también mi padrino. De los primeros años sólo me queda el recuerdo transmitido por las fotos. Celebraciones familiares, vacaciones en la playa, excursiones a la montaña…  

Durante muchos años, mi tío Hernán fue parte del grupo variopinto de adultos que se encargaron de mi educación básica. Lo recuerdo como el adulto que me hacía reír, el que volvía de sus salidas de fin de semana con chocolates increíbles o coches de juguete, el de las monas espectaculares, el taxista ocasional (era el único que tenía coche en una familia de “descochados”), el que hizo más grande la familia añadiendo a mi tía – Lluïsa  -  al casarse con ella, el que me regaló mi primera – o mi segunda – bici de carreras,  el que disfrutaba en las reuniones familiares, el apasionado de los vinos, el que me acogió en su casa cuando tuve que estudiar en verano, el padre de Albert, Marta y Anna, el abuelo de Lluc y Quim…

Hernán es el tipo que se cayó, con más de 70 años, en la calle haciendo carreras con mi madre cuando ambos intentaban demostrar por que lado de la calle se llegaba más rápido (mi cabezonería es hereditaria y ya sabéis de donde viene), el que se dejaba una barba impresionante de papa Noel para que dos treintañeros (María José y yo) fueran felices, el que se parecía a Junior Soprano cuando no llevaba esa fantástica barba…

En los últimos años mi tío Hernán era el señor que hacía sudokus en casa de mis padres después de leer la prensa, el que disfrutaba viendo Betevé y luego te contaba lo que había visto, el que sufrió mucho cuando mi padre murió….

…Siempre me quiso y siempre lo demostró.

Tietnan espero haver aportat a la teva vida més alegries que penes, més bons moments que disgustos. Tu ho has fet a la meva al llarg d’aquests 51 anys que he tingut la sort de compartir amb tu. Recordaré tots aquests bons moments tan com et trobaré a faltar! T’estimo!

13 noviembre 2019


DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Riesgos de los viajes en el tiempo” es el nuevo libro de Joyce Carol Oates y leerla es siempre gratificante. He alternado su lectura con “Històries de la historia de Barcelona” de Dani Cortijo que ahora alterno con “La chica del grupo” de Kim Gordon.

“La chica del grupo” me la recomendó Jordi P. en nuestra última cena o en las copas que llegaron tras ella. Otras cenas, algunas comidas con amigos, una cena en Graceland y poco más han acompañado a la llegada del frío.

Un par de visitas al hospital los últimos días me han hecho revivir días no precisamente felices de hace tres años.

27 octubre 2019


DIARIO DE UN OCIOSO
domingo, 27 de octubre de 2019

Seguí La Movida a distancia (por edad y por ubicación geográfica sobret odo). Primero en las páginas de Star, después gracias a los discos de las bandas que empezaron a conseguir cierta notoriedad y, finalmente, por su omnipresencia en los medios de comunicación convencionales. Siempre me pareció que había más pose que contenido, más ruido que nueces… pero el tiempo pone todo en su lugar y tras cualquier fuego, aunque sea más vistoso que real, siempre deja rescoldo. Y ese poso es el que sigue iluminando algunos de los pasajes musicales que acompañan – aún hoy, aunque sea de manera esporádica – mis paseos en coche o las cenas en Graceland. También es lo que recoge la exposición “La Movida. Crònica d’una agitació” que se puede ver en Foto Colectania. La muestra recoge fotografías de Ouka Leele (la más artista, las mejores fotos, las más interesantes y las que mejor expresan la creatividad de un momento), Alberto García-Alix (un cronista de un mundo al margen incluso de la propia movida… su foto “el novio” es una de las maravillas de la exposición), Miguel Trillo (otro cronista o, quizá, un documentalista de lo que se vivió en las calles) y Pablo Pérez-Minguez (quizá el que mejor refleja – aunque sea involuntariamente – el vacío que al principio comentaba). La exposición – fotografías, portadas de discos, actuaciones musicales, publicaciones…- permite recuperar o descubrir uno de los movimientos sociales con más repercusión – muchas veces injusta – mediática.

En HBO ha empezado la emisión de Watchmen. El piloto es una delicia llena de homenajes al cómic en el que se inspira. Una excusa para releerlo una vez más. Lo tengo en formato grande y eso garantiza una lectura placentera pero complica su lectura en la cama. También nos hemos adentrado en la cuarta temporada de Gomorra, la segunda de Mayans y la primera de Sucesión… la violencia llena nuestros momentos de ocio.

También la violencia campa a sus anchas por Mythos. Stephen Fry hace fácil la lectura de la base de nuestra cultura, injusta e incomprensiblemente relegada al ostracismo en nuestra educación. Los clásicos no están presentes – ni lo estuvieron en el pasado, ni creo que lo estén en el futuro – en nuestra deficiente educación. Y son básicos para entender nuestra cultura, nuestro legado y el porqué de muchas de las cosas que decoran nuestro presente.

Finalmente, aún con más trabajo del que soy capaz de gestionar e intentando ponerme al día, no he tenido tiempo para mucho más. El nuevo Asterix (“Astérix y la filla de Vercingetòrix”) y una comida con María José en el Changarrito (tacos espectaculares, volveremos) y algunas cosas pendientes en Graceland.


23 octubre 2019


DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 23 de octubre de 2019

Tal y como me temía, el Trabajo acumulado por falta de atención durante el último mes, me tiene totalmente ocupado. Necesito descanso y aprovecho los pequeños huecos que quedan en la agenda.

He cambiado algunos discos en la sinfonola. A la banda sonora de Graceland se han incorporado Peret, Las Grecas, OMD, The Police, Raphael, Vicente Fernández, Patrick Hernández, Ryan Paris, Juan y Junior, France Gall, Sugarhill Gang, Cliff Richard y Abba. Temporalmente han caído (algunos volverán algún día) algunos de los discos que nos acompañaban desde hacía un año.

Miércoles. Albert i Esther nos descubren Cal Siscu (Doctor Martí i Julià, 82. Hospitalet. Teléfono: 934407258). Al otro lado de la cocina nos espera un pequeño comedor privado donde los 6 (también están Marta y JoanMa) donde cenaremos espectacularmente bien. La energía, casi agotada antes de empezar la noche, no se repone… pero de alguna manera se renueva.

Jueves. Me encuentro con Javier en La Rambla. En la terraza del Café de l’Òpera tomamos agua mientras hablamos de todo menos de trabajo. Siempre es agradable y siempre se aprende cuando se habla con Javier.

Sábado. Cena con Mariona y Toni. Hace días que la raclette daba vueltas por la cocina y por fin la hemos vuelto a usar. Todo buenísimo. Toni trae cervezas como contribución para combatir la carestía detectada la última semana.

16 octubre 2019


DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 16 de octubre de 2019

Acaba el acto que pone punto final a un mes muy intenso. Necesito descomprimir la tensión acumulada. Juanjo se va caminando a casa y decido acompañarlo. Cruzamos el Raval y parte de l’Eixample. Tras la tormenta de ayer, la ciudad parece tranquila (al llegar a casa descubriré que no lo está, que en la otra punta del Eixample hay fuego, rabia e incomprensión). Todo es triste. En esta broma sin gracia, todos nos creemos en posesión de la verdad y ninguno se acerca a ella.

Miro mis 100 chupitos y los actualizo un poco. Están escritos hace más de 15 años (en 2003) y hay cosas que quedan desfasadas. Seguramente, si los escribiera desde 0, serían diferentes. Prefiero corregirlos, tienen algo de viejuno que me gusta.

13 octubre 2019


DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 13 de octubre de 2019

En los algo más de catorce años que llevamos viviendo en Graceland nunca había pasado. Hoy, mientras cocinaba, me he preparado una cerveza y era la última.

Este es el triste aspecto que presenta nuestra nevera (nota: creo que el Bitter Kas de la esquina derecha lleva años caducado). Jamás había tenido un aspecto tan desolador.


Sólo me queda pedir ayuda a familia y amigos. Ayudadme a devolverla a la vida. Así no tiene ningún sentido.