28 octubre 2018


DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 28 de octubre de 2018

Viernes, sábado y domingo de Primavera Club, un festival que permite descubrir talento emergente. Con Jordi P y Germán. Y bocadillos en “El rey del bocadillo”.

Viernes. Mi selección empieza con un flechazo. No es la última vez que veré a los “Derby Motoreta’s Burrito Kachimba”. Su directo, todo actitud, es un chute de energía para empezar un festival. Continuo con propuestas que también me hacen pasar un buen rato: Conttra y Alaskalaska. Es sorprendente encontrar una big band como la Orquesta Akokan en medio del programa, pero también es un lujo (¿y quizá una prueba para Cruillizar el Primavera Sound?) poder disfrutar de un combo de este nivel. Hilary Woods es otro de los momentos álgidos de la primera jornada. Banda sonora de Angelo Badalamenti en una sala Apolo con luces rojas… fantástico momento. Acabo con otro chute de testosterona y punk con “Louder than Death”. Brutales.



Sábado. En la segunda jornada, vuelvo a decidirme por el horario infantil. Helo Maud, Okay Kaya, Kadhja Bonet, Serpentwithfeed y Hop Along. Todo muy bien. La cantante de Hop Along es todo un descubrimiento para mí.


Domingo. De nuevo empiezo pronto. Disfruto con Buzzy Lee y Stella Donnelly. Pongo punto y final a mi festival con Palm (rarunos. Así debía sonar la mente de Brian Wilson cuando se torció en la grabación de Smile).  Un placer descubrir nuevo talento. Seguro que nos encontraremos de nuevo.



25 octubre 2018


DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 25 de octubre de 2018

Recuperamos las cenas con Albert, Esther, Marta y JoanMa en La Gormanda (Aribau 160. Barcelona. Teléfono: 931276049). Una cena en la cocina que permite disfrutar más intensamente de la cena (olores, sonidos y ver como se preparan los platos añaden valor a los platos), una carta atrevida con propuestas valientes, un vino sorprendente… y una ratito que, como siempre, nos ayuda a cargar pilas.

24 octubre 2018


DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 24 de octubre de 2018

25 años después de la primera vez que los vi – en el Bam que se hizo en el Mercat de les Flors -, por fin he podido disfrutar de un buen concierto de Los Planetas. Quizá no he tenido suerte hasta ahora, pero pese a que he pasado buenos ratos en sus conciertos, nunca había disfrutado de un concierto bien trabado de principio a fin. Y el de hoy, en Apolo (para celebrar los 75 años de una de mis salas favoritas), lo ha sido.

Público entregado desde antes de empezar. Un arranque brillante con “Islamabad” (Sin Yung Beef, cosa que siempre se agradece). Una buena selección de temas (tienen mucho, y muy bueno, donde escoger). Buen sonido (a j casi se le entendía). Un “Santos que yo te pinté” que empezó a encender al público. El éxtasis llegó con “Espíritu olímpico”, “Cumpleaños total”, “Pesadilla en el Parque de Atracciónes” y, sobretodo, con “Segundo Premio”. El concierto acabó, sin bises, con “De viaje”. 

Ya tengo mi concierto de Los Planetas.



21 octubre 2018


DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 21 de octubre de 2018

Tras desayunar (bien y demasiado abundantemente de nuevo) decidimos iniciar la larga vuelta a casa. Lo haremos tranquilamente, conduciendo sin prisas y parando cuando lo necesitemos. Antes de salir paramos a saludar a Miquel en Zumaia. De él han salido las mejores recomendaciones gastronómicas, ha sido una suerte.

Paramos en Olite, damos una vuelta por el pueblo y decidimos comer algo en una de las terrazas de la plaza. En el error del viaje, nos sentamos en el Bar Restaurante Ducay. El servicio es casi tan malo como la comida. Una experiencia para olvidar.

Vuelta a casa. Reencuentro con Cass (la hemos echado mucho de menos). Descanso.

Ha sido un fin de semana fantástico. Un muy buen regalo.

20 octubre 2018


DIARIO DE UN OCIOSO
Sábado, 20 de octubre de 2018

Tras un buen desayuno, empieza nuestra ruta por la costa. Sin prisas, sin un objetivo demasiado claro, con música y ganas de descubrir. Deba, Ondarroa… parada en Lekeitio. Un chiringuito de playa fantástico para leer con una cerveza sobre la mesa.

Ispaster, Ea… y nueva parada en Elantxobe. Dejamos el coche junto a la carretera (cerca de la plataforma donde el bus da la vuelta) y bajamos caminando por las empinadas calles (subir será mucho más duro, sobre todo tras descubrir que podíamos haber accedido con el coche hasta el puerto). En el bar, junto al puerto, cogemos fuerza para la subida.

Guernica, Mundaca, Bermeo… y parada para comer en Cannon Etxea (vistas privilegiadas que no se pueden disfrutar del todo por la niebla, buena comida…).

Tras comer, acabamos la ruta en San Juan de Gaztelugatxe. Hemos pasado el día rodando por carreteras solitarias, con más ciclistas que coches, y al llegar aquí, nos encontramos coches por todas partes. No pasamos de la zona de aparcamiento y nos volvemos. No es esto lo que nos apetece.

Vuelta a Jesuskoa, descanso.

Decidimos cenar cerca del Hotel. Nos recomiendan el Asador Araneta. Mala recomendación. La comida no brilla y el servicio, voluntarioso, no consigue mejorar la experiencia.
Estamos cansados. En el hotel dormiremos bien.

19 octubre 2018


DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 19 de octubre de 2018

Me despierto pronto y salgo a la calle. No tengo la excusa de Cass (está en Graceland con sus canguros Marta y Marga), pero soy un animal de costumbres. La ciudad poco a poco despierta y me gusta pasear con un ritmo propio. Paro a tomar un café. Compro en un par de tiendas madrugadoras. Paseo por el mercado que justo empieza a funcionar. En el Teatro Breton de los Herreros, un camión descarga el material para el “Bodas de Sangre” de Oriol Broggi (no me importaría volver a verla esta noche… pero ya no estaré aquí)… Camino, miro y escucho. María José me llama cuando se despierta y nos encontramos en la recepción del hotel. Desayunamos y volvemos a la carretera.

En Jesuskoa (Zumaia), María José ha reservado una bonita habitación. Dejamos las bolsas en ella y salimos de ruta. Con la banda sonora habitual, llegamos a Getaria por la montaña, rodeados de viñedos de txacolí. Paseo por el pueblo, anchoas, gilda y txacolí local. De vuelta al coche, pasamos por Zarautz y decidimos entrar a San Sebastian por Igueldo.

A medio camino la niebla nos rodea. No vemos nada. Avanzamos muy lentamente, sin música y con las ventanas abiertas para poder oír a otros vehículos. Nos cruzamos con algunos que andan tan perdidos como nosotros. También con senderistas desorientados. Decidimos continuar y finalmente llegamos a San Sebastian. Paseo por la ciudad, pinchos en La Bodega Donostiarra y comida en el Morgan Jaletxea (recomendación de Miquel que también nos recomendó Jesuskoa… dos aciertos). Paseo para bajar la comida y vuelta a Zumaia.

Paseamos por el puerto de Zumaia y volvemos a Jesuskoa para descansar y cenar. Tengo la sensación de que no hacemos otra cosa que comer. Ha sido un buen primer día de vacaciones.

18 octubre 2018


DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 18 de octubre de 2018

Jueves. En la carretera. La Buena Vida, Le Mans, The Smiths, Enric Montefusco, Refree, Izal, Leon Benavente, Family, El Columpio Asesino, Randy Travis, Franz Ferdinand, Dolly Parton… el viaje es largo y cantar ayuda a pasar quilómetros.

Nuestro destino, San Sebastián. El viaje, el regalo de María José por mi cumpleaños.

Llevados por la nostalgia de viajes pretéritos, haremos una parada en el camino. Es de noche cuando llegamos a Logroño. Dejamos las cosas en el hotel y salimos a cenar algo. La ciudad ha cambiado mucho desde nuestra última visita (revisando el Diario veo ahora que fue en 2003) pero pronto me reencuentro con espacios y lugares conocidos. Cenamos en la calle del Laurel y la sensación de vacaciones nos atrapa.