28 mayo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 28 de mayo de 2015

Fieles a su cita anual, los vecinos que han convertido el incivismo en una entrañable tradición, han declarado inaugurado el verano con el ya clásico lanzamiento de la pastilla de Fogo por la ventana. La foto es parecida – si no igual – a la de cada año… pero es lo que tienen las tradiciones.



Llevo días sin escribir. A parte del trabajo, no hay mucho que contar y el trabajo ha sido intenso y con una carga de tensión importante… parece que lo peor ya ha pasado. Por el camino poco más que una comida con María José en el Tropical (Tellinaires, 17 Gava) rodeados de cuelliblancos y un pseudo-aperitivo con los amigos en el Miramar (pseudo debido al abusivo precio de los platos y a absurdos y abusivos sobreprecios según la zona elegida para sentarse).


He leído… mejor, he devorado , “La luz que no puedes ver” de Anthony Doerr. Fantástico. No os lo perdáis.

21 mayo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 21 de mayo de 2015


Leo “El ladrón de meriendas”, la tercera entrega de la saga protagonizada por el comisario Salvo Montalbano. Los libros de Camilleri me entretienen... pero sobretodo me dan hambre. Leo sobre asesinatos y pesquisas policiales a la espera de un nuevo episodio en el que me describan un ágape excelso. Me pasaba lo mismo cuando leía las novelas de la serie Carvalho. Un segundo efecto que me producen las novelas de Camilleri es una necesidad de visitar Sicilia o, en su defecto, cualquier pueblo de costa. Se que nunca podré visitar Vigata... pero si recuperar parte de ese espíritu que se respira en las novelas protagonizadas por Montalbano. Seguiré leyéndolas.

20 mayo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 17 de mayo de 2015


Y tras las vacaciones, empieza el fin de semana. Pese a que han bajado las temperaturas, sigue apeteciendo aprovechar el patio de Graceland. Seguimos cargando pilas con largos descansos, comidas improvisadas con amigos, visionado de series, lectura y paseos. La consecución del campeonato de liga de fútbol por parte del Barça pone la guinda a un buen fin de semana.

19 mayo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 15 de mayo de 2015

Cambios.

Los cambios siempre conllevan efectos secundarios. Algunos son buenos y María José y yo nos encontramos con unas breves vacaciones. Son sólo dos días, pero el hecho de ir contra corriente magnifica sus efectos beneficiosos.

Miércoles noche. Llegamos a S’Agaro y, embutidos de espíritu vacacional, cogemos comida china (en un chino con más aceite que garantías). Cenamos tranquilamente mientras empezamos a planificar estas breves vacaciones.

Jueves. A las 7 decido levantarme. Desde hace más de una hora Cass me lo está pidiendo y al final cedo ante sus bailoteos pedigüeños. Hay niebla pero, tras el conclave familiar, decidimos ir a la playa. En la playa de Sant Pol no están los señores que caminan y hoy no bajará el señor que se baña… la playa es nuestra. Paseamos y jugamos con Cass. La soledad y la luz cambiante compensan el madrugón y la climatología incierta.



Compramos el pan en la Ibicenca (deliciosos panecillos de viena) y desayunamos en el balcón de casa. La rutina vacacional – adquirida sin esfuerzo – la rematamos en la Conca (también casi desierta) y en Little Odesa (que nos sorprende con plena actividad pese a ser un jueves de mayo) con la primera cerveza de la temporada (¿pre-temporada?).

Leer, pasear, descansar, un paseo por Platja d’Aro, un poco de lectura… vacaciones.

Viernes. Otro madrugón, otra mañana en la playa, otro desayuno en el balcón… ¿rutina vacacional completa? No. En este punto hoy introducimos una pequeña variación y volvemos con Cass a la Playa. No hay gente a quien molestar y podemos disfrutar de la playa con perro.


Comemos en El Remei, recogemos la casa y volvemos a Graceland con la sensación de haber disfrutado de unas largas vacaciones – han sido menos de 48 horas -. Pilas cargadas.

13 mayo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 13 de mayo de 2015

En el diario voy contando mis lecturas y, algunas veces, recomiendo alguna pese al riesgo que supone. Recomendar es difícil, los libros precisan de un lector, un momento y un estado de ánimo concretos. Tras leer “La lengua de los secretos”, de Martín Abrisketa, me arriesgaré: no os lo perdáis, os hará reír, llorar, sonreír y pensar, es un gran libro.


Martín Abrisketa rescata la epopeya de cuatro niños – uno de ellos, su padre – en el escenario de la Guerra Civil española. Brilla el uso del lenguaje – con diferentes registros, muchos de ellos desde el punto de vista de un niño, el humor con el que la visión infantil transforma un escenario desagradable, la emotividad sin caer en sensiblerías y la mezcla de tiempos e historias. Una gran historia en la que imaginación y realidad se mezclan con naturalidad.

10 mayo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 10 de mayo de 2015

Días difíciles. Buenos momentos palían las noches con más preocupaciones que sueños. Al final, poco a poco, las piezas empiezan a encajar y te das cuenta que te podías haber ahorrado unos cuantos disgustos…

En la Sala Parés me reencuentro con los paisajes urbanos de Carlos Díaz. Son rincones de mi ciudad donde la luz es la principal protagonista. Una vez más me dejo fascinar por un artista que, pese a su clasicismo, resulta tremendamente contemporáneo.  Es la mirada del artista, su cariño por captar momentos anodinos y transformarlos en arte, lo que hace que sus cuadros sean tan sugerentes.


La Fundació Setba invita a dibujar la plaza. Muchos son los que se apuntan y, repartidos por la plaza – en grupo o solitarios – y armados con lápices, pinceles y acuarelas, miran, y dibujan. Oportunidad para subir a la Fundació setba, disfrutar del ambiente desde sus balcones y aprovechar para visitar la exposición “Quan et perdis al bosc” de Roser Oduber. También aprovechamos para ver la plaza desde los balcones del consulado general de Filipinas que también se abre a dibujantes que quieran otra perspectiva de la plaza.

M. Carmen también está dibujando. Nos encontramos con ella y con el Jefe y nos vamos a comer al CentOnze. Una nueva oportunidad para cargar pilas con una buena conversación.

Cerca, en el Teatrino del Conservatorio del Liceu, la Asociación Adiu ça va, en colaboración con Amics de La Rambla y el Cercle Artístic Sant Lluc, organiza un homenaje al músico y poeta rosellonés Joan Pau Giné.  Y aunque acudo por motivos laborales, lo acabo pasando bien.  Pere Figueres, Meritxell Gené, En "Canten Giné", Albert Jordà, Montse Castellà, Didac Rocher y VerdCel cantan canciones de Joan Pau Giné, propias y de Ovidi Montllor. El marco – increíble el Teatrino – también contribuye a que el concierto sea un éxito.


En la frutería del barrio también venden cervezas artesanas. Ante mi sorpresa, el frutero me cuenta que participa en la producción.  Cojo un par para probarlas. Acompañan mis bocadillos de fin de semana. Me gusta, sobretodo, la Larry Kubiak,  una American Pale Ale rotunda. Creo que esta semana volveré a por más fruta.

06 mayo 2015

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 6 de mayo de 2015

Viernes. David y Iola nos invitan a pasar un fin de semana de tres días en Setcases. Google Maps nos dice que, desde casa, tenemos poco más de dos horas de camino. Tres atascos, un cierre de carreteras, un par de despistes y cuatro horas después, llegamos – agotados – a nuestro destino. Nos espera una mesa preparada y una butifarra con “seques”.

Tres días de naturaleza, de comer mucho, de hacer de tíos – malos – de Ona y Martí, de caminar por la montaña, de largas conversaciones y chistes malos, de aperitivos y de fútbol en el bar… cargan las pilas de cualquiera.


Volvemos agotados, con dolor en músculos que desconocíamos tener, con kilos de más y muy contentos y agradecidos.