14 diciembre 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 14 de diciembre de 2014

Se acerca la Navidad y el ambiente navideño todavía no nos ha atrapado. Tenemos muchas cosas por hacer (árbol, postal, decoración…) y no encontramos el momento de ponernos. Quizá la próxima semana… o ya no llegaremos a tiempo.

Muchos días por contar y no demasiadas cosas que destacar. Hace poco más de una semana, M. Carmen y el Jefe nos recogieron en casa para ir a visitar Codorniu. Visita instructiva, comida posterior en el Ticus (Carrer del Raval, 19. Sant Sadurní d’Anoia. Teléfono: 938184160) – un menú muy bueno, nos gustó mucho – y visita a la fábrica de chocolate Simón Coll (interesante pese a una explicación infantilizada y demasiado cronometrada  que le resta seriedad al producto. No salí con la misma sensación en Codorniu que consiguen vender su producto – marca aparte – en todo momento).

También hemos tenido tiempo para organizar una fideuà improvisada en Graceland y para celebrar el 40 cumpleaños de Carol con una fiesta sorpresa.


Hoy día de descanso y de series. Hemos añadido “The Knick” a la larga lista de series que vemos. A falta del capítulo final de “Fargo”, el título de mejor serie del año va a estar muy reñido entre “True Detective” y “Fargo”. 

11 diciembre 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 5 de diciembre de 2014


Aunque cambió de nombre hace muchos años tras deshacerse de todos nosotros, los antiguos trabajadores de los telares del Conde, seguimos celebrando la tradicional cena de Navidad. Incorporaciones y ausencias… este año, en el Jamón Experience (La Rambla, 88. Barcelona) nos reunimos 16. Es un placer volver a compartir con todos ellos un buen rato, viejas historias y muchas risas. 

08 diciembre 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 4 de diciembre de 2014

Nueva sesión de documentales musicales en Graceland. Vemos “Si yo fuera tu me gustarían los Cicatriz” y “Tomar el escenario”. El primero, dirigido por Jorge Tur, consigue transmitir el porqué de la aparición del punk en Euskadi sin demasiadas explicaciones y todavía menos documentos audiovisuales. Corto y reposado, pero pese a eso, intenso.


Tomar el escenario” es un documental sobre la presencia de la mujer en la música alternativa. Pese a algunos – y molestos – problemas de sonido en algunas de las entrevistas, la factura técnica es buena. El punto de partida es interesante pero la excesiva perspectiva de género que presenta el guion coarta el discurso de muchas de las entrevistadas. Otro planteamiento más abierto a oír realmente lo que tenían que contar hubiera resultado más interesante. Pese a todo lo que he dicho, el documental se ve bien y resulta un buen documento sobre la presencia de las mujeres en la música alternativa.

07 diciembre 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Lunes, 1 de diciembre de 2014

Último día en Madrid. Dejamos la maleta en la consigna de la estación y paseamos por Lavapies y por Malasaña. Lo viejo y lo nuevo se mezclan en tiendas y cafeterías. Parada técnica en Maricastaña y comida en el Mercado de San Ildefonso.

De nuevo la casualidad – hora y lugar adecuados – nos lleva a un espacio del que no habíamos oído hablar. Pariente cercano del Mercado de San Miguel, su oferta gastronómica me parece más completa y atractiva. Es pronto y hay poca gente con lo que el amplio espacio resulta muy agradable. Comemos muy bien.



Plácida vuelta a Barcelona y reencuentro con Cass que parece más cansada que nosotros después de tres días de colonias perrunas.

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 30 de noviembre de 2014

Planificamos el día en el vacío salón del hotel mientras desayunamos. Hora de salir a la calle, ha dejado de llover.  Paseamos un buen rato por el rastro y después nos acercamos hasta el Espacio de la Fundación Telefónica para ver “Paco Roca. Viajante ambulante”. Aprovechamos para echar un vistazo al resto de exposiciones que hay en este fantástico espacio. “Nikola Tesla. Suyo es el futuro” y “Ferrán Adrià. Auditando el proceso creativo” son dos grandes exposiciones y ambas merecen mucho más tiempo del que les podemos dedicar. También visitamos la exposición “Historia de las telecomunicaciones” que nos recuerda un pasado tecnológico no tan lejano”. Tenemos otra cita con el pasado y seguimos con nuestro paseo.


Al salir caminamos hasta la antigua parada de metro de Chamberí. Cerrada en 1966 la estación se conservó con los elementos originales hasta que fue reabierta – ya como museo – en el año 2008. Un fantástico viaje en el tiempo.


La caminata ha sido larga. Recuperamos fuerzas en el Muta (Ponzano, 10. Madrid. Teléfono: 91 2509887). Pese a su curiosa decoración – la barra, la cocina, los servicios… están hechos con cajas de madera – nos decidimos por él entre las muchas ofertas que la calle ofrece. No nos equivocamos. La comida – alcachofas fritas, queso del roncal y un chuletón enorme acompañado de piquillos y patatas fritas – resulta deliciosa.

Siesta gigante. Volvemos a la carga para pasear por el centro y ver la decoración navideña de la ciudad. Cenamos un par de tapas en el Mercado de San Miguel. Sigue siendo una interesante opción… pero me gustó mucho más en nuestra primera visita hace unos años.  Creo que no es la falta de novedad, es más bien la perversión de un modelo de calidad que me pareció muy cuidado hace unos años y que ahora me parece que busca el dinero fácil de la visita turística.



Agotados, volvemos a casa para descansar. Paramos, ya cerca del hotel,  para hacer una última copa en el Restaurante Martinete (Plaza del Marqués de Salamanca, 9. Madrid). El restaurante, en el que hemos aterrizado por casualidad (la verdad es que parece muy agradable desde la calle), es todo un descubrimiento. No tendremos tiempo para volver y probar su cocina, pero nos apetece hacerlo. Quizá la próxima vez.




05 diciembre 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Sábado, 29 de noviembre de 2014

El despertador suena como cada mañana. Nos levantamos rápido y, poco después, ya estamos en el AVE con destino a Madrid. El viaje en si será más largo, pero el tiempo invertido será el mismo y la comodidad es infinitamente superior.

Llueve. Hemos reservado habitación en el hotel Dormirdcine (Principe de Vergara, 87. Madrid). Todas las habitaciones han sido decoradas por un artista que se ha inspirado en una película. La nuestra, decorada por Javier Crespo, es Hulk. Me gusta, a parte de bonita es cómoda y funcional.

Aunque sigue lloviendo decidimos pasear hasta Centro Centro Cibeles para ver la colección Abelló. En el folleto explicativo que nos dan al entrar, se habla de que la colección es “coherente”. Si entendemos por coherencia juntar obras – fantásticas muchas de ellas – de todos los estilos y de todas las épocas, esta muestra de la colección sin duda lo es. Y excesiva, brutal, envidiable...una visita imprescindible.

Cruzamos la calle y en la Fundación Mapfre disfrutamos de otra excelente exposición “Sorolla y Estados Unidos” recoge obras hechas por el pintor durante su estancia en Estados Unidos y la relación que tuvo con los mecenas norteamericanos.

Hora de comer. No nos desplazamos mucho y comemos en La Kitchen (Prim, 5. Madrid. Teléfono: 91 360 49 74). Hemos entrado porqué nos ha parecido bonito y tenemos suerte con la comida: Croquetas de morcilla de cebolla con mermelada de zanahoria y tataki de atún con verduras asiáticas. El postre, compartimos una tartaleta de manzana con helado, también está muy bueno. La comida, tranquila, nos ha hecho recuperar las fuerzas necesarias para volver andando hasta nuestro hotel. Sigue lloviendo.

Tras la siesta empezamos a andar con destino al restaurante en el que hemos quedado con Pepe y Lidu (que, como cada año por esta época, está trabajando aquí). Nos encontramos en la puerta de La Imperial de Raimundo (Raimundo Fernández Villaverde, 44. Madrid. Teléfono: 91 553 89 75). Pese a no ser ninguna de las ciudades en las que solemos encontrarnos (Barcelona o Castellón) la situación no difiere en nada de nuestros encuentros habituales. Hay mucho que contar y lo hacemos mientras disfrutamos de una comida – de tapas – sensacional. Torreznos con pimientos del padrón, verduras a la brasa, calamarcitos a la plancha y un riquísimo cachopo asturiano... todo buenísimo y regado con – abundante - cerveza Brabante (un agradable descubrimiento para mi). La relación calidad precio es muy buena y el servicio excelente. Lástima que me caiga un poco lejos.

Volvemos a casa – nos llevan Pepe y Lidu en su taxi – muy cansados después de un día intenso. Hora de dormir en brazos de Hulk.



27 noviembre 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 26 de noviembre de 2014

Pensaba que hacía más tiempo... pero revisando crónicas veo que fue en 2002, en el desaparecido Espai de Música i Dança, la última vez que vi a Cathy Claret encima de un escenario. Doce años después la vuelvo a ver en el Jamboree dentro del ciclo BCN Gin Tunes & Roses (que promete grandes conciertos: Elliot Murphy, Robyn Hitchcock, Xavier Baró...). Cathy Claret actúo arropada por buenos músicos que le ayudan a defender sus – muy buenas – canciones. Aires de pop francés con flamenco y muchas y variadas influencias. Me gustó volver a verla en Barcelona.


Antes del concierto ceno con María José en el Palosanto (Avinyó, 30. Barcelona. Teléfono: 934127198). Bonito local y comida excelente. Volveremos.

16 noviembre 2014

DIARIO DE UN OCIOSO
Sábado, 16 de noviembre de 2014

Desde aquella primera visita de aventura y descubrimiento – entonces se llamaba “Los Santos Lugares” -, he pasado muchas horas en el Sidecar. La sala de conciertos de la Plaça Reial ha sido – y, por suerte, lo sigue siendo – uno de los referentes de la música en vivo en Barcelona. Son muchos los conciertos que he vivido en ese estrecho sótano donde el rock se vive de cerca y con más intensidad que en otras salas mejor preparadas técnicamente. Por eso he disfrutado especialmente de “De la Vanguardia al Sidecar” la exposición con la que la Fundación Setba sigue recuperando la memoria histórica de la Plaça Reial.

El local que el Sidecar ocupa desde 1984 fue la primera redacción y talleres del periódico La Vanguardia y – ya en los años 60 – fue el bar Texas, uno de los muchos puertos en los que los marinos de la Sexta Flota recalaban en sus estancias en Barcelona. La exposición recupera esta historia con fotografías, documentos y objetos (la puerta del camerino, sacada de contexto, se convierte en una pequeña obra de arte cargada de contenido histórico).  La exposición continúa en muchos locales de la plaza con obras de arte basadas en portadas de La Vanguardia o en canciones que han sonado en el Sidecar. Merece la pena visitar la exposición y rematarla en uno – o en varios – de los locales de la plaza. Dejándose llevar por la nostalgia o redescubriendo una plaza que, pese al paso del tiempo y a la presión turística que vive nuestra ciudad, sigue estando llena de vida, de historia y de historias cotidianas.

Sábado por la mañana. Tras perdernos varias veces, dejarnos engañar por el navegador del móvil y escoger siempre la opción incorrecta, llegamos a Mas Rodó. Entre las viñas – ocres, verdes  y dorados se alternan en un espectáculo impactante – resuena la música de Star Wars y a lo lejos llega Darth Vader  rodeado de tropas de asalto. Cristina ha organizado un encuentro de Star Wars Catalunya entre las viñas de Mas Rodó y, cediendo a nuestro friquismo y considerando que cualquier excusa es buena para disfrutar del paisaje y de los vinos de Mas Rodó, no nos lo hemos querido perder.



Con algo de miedo, los niños (y muchos adultos) se hacen fotos junto a Darth Vader.  Aprovecho para volver a probar el sensacional Macabeo (mejor vino del Penedés en el 2013) y el Riesling.



De vuelta a casa paramos para comer en Els Lledoners (Sant Quintí de Mediona). Comemos tan bien como en nuestra primera visita y volvemos a casa para regalarnos una larga siesta y una buena sesión de series (con episodios de Fargo y Gotham) y una película, “La boda de mi mejor amiga”, que me hace reír mucho.