28 julio 2009

DIARIO DE UN OCIOSO
Martes, 28 de julio de 2009


El tiempo es un bien preciado. Los que me leéis con regularidad (gracias por vuestra paciencia) habéis aguantado numerosos lloriqueos a causa de su ausencia. Y ahora que lo tengo todo - como cada vez que lo he tenido - intento dilapidarlo en monumentales e inútiles tareas que no llevan a ningún sitio.

Dentro de estas faraónicas tareas que han deglutido gran parte de mi tiempo libre durante los últimos años, destaca con luz propia la monumental catalogación y etiquetaje de mis discos (María José sufrió también jornadas de trabajo maratonianas que han servido para muy poco). Aparte de esta, hay otras muchas pequeñas – e inútiles – tareas de clasificación que he ido acometiendo y, poco después, abandonando a lo largo de mi vida.

La que ahora me ocupa es una de las peores. Una vez catalogada, la música necesita una digitalización (al final, el reproductor de mp3 es el aparato que más utilizamos para escuchar música, incluso en casa). Y me he puesto a ello.

Como la digitalización de todo mi archivo sonoro sería prácticamente imposible, he decidido empezar por lo fácil. De momento CD’s y seleccionados, pero no descarto emprender también algún día la tarea con los vinilos y – por que no – con algunas cintas de K7. Ahora mismo, mientras escribo esto, el ordenador no para (es en momentos así cuando desearía tener un ordenador más rápido).

Sé que la tarea es tan agotadora como inútil (en la época de Spotify parece tonto digitalizarse uno mismo sus discos) pero siempre seré un romántico y me gusta escuchar MIS discos.

Seguramente la tarea quedará inacabada y perderé mucho tiempo sin entender donde ha ido (en parte escribo esto para recordármelo). Pero por el camino me lo estoy pasando bien y vuelvo a escuchar esos discos que habían quedado olvidados en la estantería.
Ahora mismo, mientras escribo esto y digitalizo el “Just when you’re thinkin’ things over” de The Charlatans, suena la banda sonora de “I am Sam” que digitalicé ayer.

2 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Es todo un trabajo...

Además, no solo digitalizar, sino etiquetar bien, clasificar y ponerle las portadas, títulos etc.

Yo también me he pegado una buena paliza haciéndolo y seguiré, pues es una tarea ardua e interminable...

... pero muy muy satisfactoria, pues tus "joyitas" no estarán tan faciles en el Spotify

xavi dijo...

Animo también con tu ardua tarea... volver a tener la portada en la mano, volver a escuchar el disco, clasificarlo o - simplemente - acordarte de él despues de mucho tiempo... son algunas de las razones por las que lo hacemos.