13 octubre 2006

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 11 de octubre de 2006

mis abarcas, cinco meses después
Todo lo bueno se acaba. Las lluvias y un resfriado inoportuno me obligan a desprenderme de mis abarcas. Han sido poco más de 5 meses de intensa relación. El estado que presentan demuestra la intensa vida que han tenido. Con ellas he subido al Tibidabo, he paseado por parques y calles de Barcelona, S’Agaro, Maçanet de Cabrenys y Lisboa, he ido a conciertos, teatros y cenas, he ido a la playa, a la montaña y a exposiciones, a ferias de verano y a macro festivales musicales ... las he utilizado de día y de noche.
Con el dolor que toda despedida supone les digo hasta luego esperando que, un veranito de San Martín, me las traiga de visita.

1 comentario:

maria jose dijo...

Doy fe, toooodos los días desde hace cinco meses...o más.