11 diciembre 2009

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 10 de diciembre de 2009


Segundo día del Primavera Club 09 en Barcelona. Mi jornada empieza por la tarde en la Sala Monasterio. Me and the bees en el primavera clubMe and the Bees son una banda local de la que últimamente había oído hablar bastante. Su propuesta de pop salpicado de folk intimista parece atractiva y alguna de sus canciones me gusta mucho. Lo que no me gusta es su actitud en el escenario. No se va a un concierto del Primavera Club con la misma actitud con la que actúas en la fiesta de fin de curso de tu facultad. El resultado es un concierto irregular, falto de ritmo, con desiertos de risas privadas entre canción y canción, aburrido... una lástima ya que su material podría haber dado para mucho más. La incomodidad de la sala y sus limitaciones técnicas tampoco añadieron elementos positivos a la actuación del grupo barcelonés.

El día no ha empezado bien y me repongo con una cena en compañía de María José, Albert, Esther y Marta en el piso de Marta (que está muy cerca de la sala Monasterio). Ensalada, pasta con muchas salsas, vinito del bueno (con el que la anfitriona seguro que se “entaja” a diario), surtido de postres (con una tarta de queso “alimonada” y un brownie delicioso) y el tequila que me persigue durante las últimas cenas con ellos (buenísimo). Tomar café ya es algo más difícil, pero no importa cuando estás en buena compañía. Mañana todos trabajan con lo que nos retiramos a una hora prudencial.

The soundtrack of our lives en el Primavera Club
María José me deja en Apolo y se va a dormir. Llego a tiempo para disfrutar del final de la actuación de The Soundtrack of Our Lives. Su rock potente está cimentado en el rock clásico de finales de los 60 y principios de los 70 pero su actitud no es nada revisionista y tiene mucho de contemporánea. Su directo – sólo puedo disfrutar de un puñado de buenos temas – me parece brutal, no añade mucho de nuevo pero todo lo que hacen lo hacen bien.

Los siguientes son Health. Como los vimos ayer, decidimos cambiar de escenario pero, como nos gustaron, antes veremos un par de temas. Health no ofrecen el mismo concierto que nos regalaron hace poco más de 24 horas (si que muestran la misma potencia, entrega, amor por el ruido gratificante y energía) y, al final, los dos temas se convierten en todo el concierto. Y me divierto tanto como ayer pese a que hoy el elemento sorpresa ya ha desaparecido.

al fondo, ligeramente desenfocado, Kid Congo en el Primavera Club
No nos quedamos al bis para poder ver en la 2 de Apolo a Kid Congo & The Pink Monkey Birds. Kid Congo es un veterano de la escena rock y la nómina de grupos en los que ha militado es su principal aval (The Gun Club, The Cramps, The Bad Seeds o Angels of Light entre otros). Llegamos a tiempo para ver la recta final de su actuación. Rockabilly acelerado, instrumentales con recitados y actitud festiva. Lástima que la coincidencia de hora con los descerebrados Health nos impidiera disfrutar de todo el concierto.

Mañana continuamos con muchos más conciertos. Siento sinceramente la poca calidad de las fotos (solamente atribuible a la impericia del fotógrafo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me aburro