15 octubre 2021

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 15 de octubre de 2021


A finales de los 70, mi padre recopiló y encuadernó, en un impactante tomo negro, historias dibujadas por Carlos Giménez y originariamente publicadas en El Papus. Hay historias propias y otras con guión de Ivá (tan duras como buenas). Aparece también “Barrio” (génesis de lo que sería la posterior obra de Giménez) e “Historias de esta España nuestra”. La recopilación deja también sitio para El Papus publicado después del atentado con paquete bomba que destrozó la redacción de la publicación llevándose la vida de Juan Peñalver el 20 de septiembre de 1977. Al libro lo llamó, muy acertadamente, “D’un temps, D’un país”. El tomo, negro con el título en letras doradas en el lomo, siempre estuvo en su librería y, desde que me lo dejó leer por primera vez, se convirtió en un referente para mí. Hace poco decidí rescatarlo del olvido, traerlo a Graceland i volverlo a leer. Las historias de Giménez siguen siendo un retrato de un país y de un momento histórico… no tan alejado, por desgracia, de los tiempos que estamos viviendo.

En el Teatre Poliorama asistimos al estreno de “T’estimo si he begut”. Divertida comedia musical basada en cuentos de Empar Moliner y con unas “T de Teatre” espectaculares y bien acompañadas. La etiqueta “musical” me hacía temer lo peor… pero mis miedos eran infundados y me lo pasé muy bien. La empresa gestora del teatro que, como la santísima trinidad, es una y trina (pero ahora son cinco con lo que complican más la cosa), celebra 25 años de buen trabajo al servicio de la cultura regalándonos un vino para brindar con ellos en la distancia. Lo haremos. Por 25 años más.

Y hoy, por fin, es viernes.

12 octubre 2021

DIARIO DE UN OCIOSO
Martes, 12 de octubre de 2021


Desconexión tras días de trabajo intenso. Cena con María José en el Ugarit, comida con Ruth, Óscar y Toni en Arenys, paseos por Barcelona y Arenys, una mañana en el Swab descubriendo la obra de algunos artistas que nos gustan, películas y series en casa, un poco de lectura y mucho descanso.


Lunes. Hemos cogido fiesta. Paseamos por Sant Boi de Llobregat. Calles y edificios nuevos para nosotros, largas conversaciones. Comemos en la Marimorena Restaurant (Ronda de Sant Ramon, 151. St. Boi de Llobregat) y después seguimos paseando. Nos acercamos a la estación y, en el último momento, decidimos seguir el río caminando hacia casa. El paseo es agradable, pero muy largo. Llegamos con las fuerzas justas y hacemos los últimos metros en bus. Mañana nos costará movernos.

06 octubre 2021

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 6 de octubre de 2021


Tras doce años de silencio discográfico, The Kings of Convenience, han vuelto a publicar. “Peace or Love” me acompaña estos días y, especialmente, mientras escribo estas líneas. Es bueno tener excusas para volver a escucharlos.

Mis primeros días de octubre suelen ser intensos y, este año, lo han sido un poco más de lo habitual. Mucho trabajo, tensión a raudales, momentos en los que parecía que todo se desmoronaba y un resultado satisfactorio al final. Los dos eventos en los que he participado han mejorado las expectativas y nos han acercado a una normalidad que en los últimos tiempos nos es esquiva. Aun arrastrando secuelas físicas, debo poner al día las muchas cosas que he dejado de lado estos días. Descansaré en unos días.

La cultura, en sus muchas formas, ha actuado de bálsamo cauterizador entre sesiones de trabajo. En el Teatre Biblioteca de Catalunya – La Perla 29, he visto la soberbia actuación de Lluís Soler en “Birnam”. También ha habido tiempo para la música con un concierto de Carlota Flâneur en la Plaça Reial.

Pese a todo, he podido leer. “El artista de la cuchilla” de Irvine Welsh me ha conectado con Trainspotting que pronto tendré que volver a leer. También, medio por trabajo, medio por pasión, he leído “Rambles de la Vida” de Manuel Montobbio.

Y finalmente, como todo el mundo, he visto “El Juego del Calamar” y algunas otras series (recuperando "The Walking Dead" y "The Good Fight").

19 septiembre 2021

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 19 de septiembre de 2021


Inmerso en la explosión de trabajo que sigue al periodo vacacional, me doy cuenta de que las vacaciones, las deseadas vacaciones del 2021, no han tenido el seguimiento que siempre han tenido en este diario.

Días en S’Agaró (muchos) i en Alcalà de Xivert (pocos), una noche en la casa de los horrores en Cruïlles (de la que, contra todo pronóstico, salimos con vida), paseos por Sant Antoni de Calonge, Sant Feliu de Guixols, Cruïlles, Monells, Sant Sadurní de l'Heura, Corçà, Castell-Platja d’Aro, Vall-Llobrega y Palamós. Mucha lectura (“Vida Privada” de Josep M. de Sagarra, “El imperio final”, “El pozo de la ascensión” y “El héroe de las eras” de Brandon Sanderson y “El juego del alma” de Javier Castillo), algún desayuno en la playa, poca televisión, paseos por la playa y por la montaña, una cena impresionante en el Bo. Tic y algunas cenas y comidas con amigos, una tormenta sin paraguas, moscas y mosquitos, echar de menos a Cass en los paseos por la playa, mucho descanso y felicidad.

Y para desengrasar el regreso a la rutina laboral, “Ovelles” en el Teatre Poliorama, un brillante retrato generacional en forma de comedia fresca y tremendamente divertida.



15 agosto 2021

DIARIO DE UN OCIOSO
Domingo, 15 de agosto de 2021


Últimos días antes del merecido y esperado descanso. Los días pasan lentos y las noches calurosas no acompañan.

Núria y Jordi R nos invitan a celebrar que llegan las vacaciones con una cena en su terraza. Por un momento nos olvidamos del trabajo y del calor. Rodeados de amigos, todo parece mejor.

Siguen sonando discos ajenos en Graceland. Hoy ha sido el turno del “Universal Soldier” de Donovan, del “Outlandos d’Amour” de The Police y del segundo disco de "The Classic German Rock Scene" de Krokodil (no se si aparecerá el primero).

12 agosto 2021

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 12 de agosto de 2021


Tengo alma de trapero. María José, lejos de compensar esta querencia por los objetos viejunos, la potencia todavía más. El resultado es que vivo rodeado de trastos antiguos y como y bebo en platos y vasos Duralex.

Fruto de esta pasión por los deshechos de los demás, y conocida mi afición a la música, con el paso de los años, he ido heredando pequeñas colecciones de vinilos (de amigos, familiares, conocidos, conocidos de los conocidos…). El volumen ha impedido una gestión responsable y me he limitado a acumular.

Ante la inutilidad de este hecho, he decidido gestionar los elepés para poder saber que tengo, que salvo y que dejo en un rincón. El proceso será tan largo como inútil, pero es una tarea más de esas que no llevan a ningún sitio.

En los próximos meses - ¿años? - voy a dedicar parte de mi tiempo a escuchar músicas que otros atesoraron. Soy consciente de que lo haré sin el valor añadido que suponen sus vivencias y sus recuerdos asociados. Pero habrá mucha variedad y, sin duda, sorpresas agradables.

Hoy he empezado con un disco de Jorge Negrete de 1969 (lo he puesto para alegrarle la tarde a María José) y con el “…But Seriously” de Phil Collins (1989). No apunté quien me los dejó como herencia… pero si fuiste tu y lees esto… gracias. Lo he pasado bien escuchándolos.

06 agosto 2021

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 6 de agosto de 2021


Y, con música de Haendel, Schubert i Bach, despedimos a “Pequeño Tío” (Lluís, sé que no t’agradava massa, però aquest malnom t’acompanyarà sempre perquè surt de l’afecte que els teus nebots més grans que tu et teníem). Demasiado pronto. No tocaba despedirlo hoy, ni en muchos años… Y por eso jode más. Y por eso, la noticia llegó como un mazazo y tardaremos en asimilarlo. Espero que, más temprano que tarde, podamos celebrar su vida con aquellos que más lo querían.

Y como mis referentes musicales son otros, en mi cabeza esta semana ha sonado “Un nudo en la garganta” de Cooper.


Lluís, també va per a tu!