08 enero 2010

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 08 de enero de 2010


Con el día de Reyes despedimos oficialmente las celebraciones navideñas. Y digo oficialmente porque hemos aplazado alguna celebración para esponjar un poco la apretada agenda de estos días y, durante un par de semanas, todavía disfrutaremos de los coletazos de las fiestas..
La mañana de Reyes volvieron las tradiciones de cada año: despertarse pronto, los regalos (más lectura para este principio de año: Beevor, Crumb, Preston-Child y Banfly y alguna cosita más), el chocolate de la “tieta”Antonia (este año todavía mejor) y volver a la cama para moverse lo mínimo durante el resto del día.
Y mientras las fiestas se alejan en el retrovisor, dejando su rastro de buenos momentos, nosotros intentamos volver a poner orden a nuestras rutinas.

Todos hemos heredado ropa alguna vez. Normalmente es un hermano, un primo o incluso un vecino mayor el origen de la herencia. Durante estos días he recibido una de estas herencias. Y no ha sido de alguien mayor.
Mi sobrino Alex sigue creciendo y sus Converse se le han quedado pequeñas. Una lástima para él y una alegría para mí ya que las luciré desde hoy.

Y además hoy, por fin, es viernes.

1 comentario:

El futuro bloguero dijo...

Yo he heredado una cazadora estupenda de mi hijo y unas Vans de mi sobrino...

Fantástico esto de las tallas grandes que tienen las nuevas generaciones...

Abrazo