25 marzo 2009

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 25 de marzo de 2009


A veces el trabajo es sólo eso, trabajo. No obstante, en raras ocasiones y casi siempre analizándolo con la perspectiva que da el tiempo, un periodo de trabajo se convierte en algo más. En una época dorada en la que establecemos relaciones que sobrepasan el ámbito laboral para convertirse en amistades que perduran pese al paso del tiempo y a la separación. Hace ocho años viví mi mejor periodo laboral en este aspecto y el lunes me reencontré con parte de esa gente fantástica que me acompañó en ese proyecto. En los cinco años que ya han pasado desde que los malos nos obligaron a separarnos, no nos hemos dejado de ver y seguimos en contacto con regularidad, pero cada encuentro organizado como tal, tiene algo especial.
El lunes fue en una pizzería cercana a nuestro antiguo trabajo y al final no la llenamos como se preveía en el cruzado de mensajes pre-encuentro. Pero fue fabuloso volver a verlos juntos y disfrutar de las historias de siempre y de los planes de futuro – muchos en forma de persona – que ahora tienen.
Tras la cena, copas en el The End. Hacía unos 20 años (quizás incluso más) que no cruzaba las puertas de este bar y todo sigue igual que en mi recuerdo. Nos despedimos con la promesa de más, sé que no tardaremos en volver a vernos.

Mi lectura de “Lo que sé de los vampiros” se ha visto enturbiada por la llegada de “Watchmen” – el cómic – a casa.Moore - Gibbons, Watchmen
Hace unos días lo vi en el Fnac y no pude resistirme. Recordaba vagamente los dibujos de Gibbons (que no me vuelven loco) y, ligeramente, la trama argumental. Ahora me doy cuenta de que mis anteriores contactos con “Watchmen” habían sido fragmentarios y poco atentos. Y es que el cómic de Alan Moore (con dibujos de Dave Gibbons) es una maravilla absorbente que me ha atrapado y me ha hecho disfrutar durante muchos días.
Y es que “Watchmen” es algo más que un cómic. Es una verdadera novela de ciencia ficción, una de las mejores que he leído. Además están todos los hallazgos visuales, las tramas argumentales paralelas (la historia del Navío Negro), los pequeños guiños al arte y a la historia... todo la convierte en una obra de obligada lectura. No entiendo como, hasta ahora, había pasado desapercibida para mí pese a caer en más de una ocasión en mis manos. Por suerte el error ya está subsanado.

3 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Me regalaron el comic hace tres años por el cumpleaños, e inexplicablemente no lo conocía, yo que soy "muy de comics"

Lo devoré en tres sesiones, pues es largo, duro y complejo, aunque es absolutamente fascinante.

El domingo vi la versión de la pelicula, que me gustó también mucho.

Y me dieron ganas de releer el comic.

xavi dijo...

Disfrútalo en la segunda lectura, a mí me toca la película.
Un saludo

Guillermo dijo...

Menos mal que has subsanado el error, porque Watchmen es un clásico con mayúsculas que gana con cada lectura.
Yo aún no me he atrevido a ver la película...