17 febrero 2009

DIARIO DE UN OCIOSO
Martes, 17 de febrero de 2009


Desde hoy llevo una llave menos en el llavero y me he dado cuenta de que es la que llevaba más tiempo en él. Esta es su – poco interesante, lo reconozco, historia:

Hace algo más de 20 años – es difícil precisar – Jordi R3 y yo nos hicimos radioaficionados. Para confirmar los contactos con radioaficionados de otras ciudades solíamos enviar unas tarjetas postales – se llaman QSL – donde poníamos nuestros datos y ubicación geográfica. Para no dar nuestra dirección postal, Jordi contrató un apartado de correos que decidimos compartir.

Pasado algún tiempo Jordi fue dejando el nuevo hobby y yo decidí quedarme el apartado pese a que estaba en la otra punta de la ciudad. Durante los últimos años – he cambiado de casa dos veces y de trabajo otras dos – he ido cambiando de llaves, pero la llave del apartado ha continuado anclada en los diferentes llaveros que he tenido. Durante estos años los viajes a la otra punta de la ciudad para recoger el correo han sido muchos – entre otras cosas el Apartado ha sido la dirección postal de una emisora de radio libre – pero últimamente los motivos para conservarlo eran más sentimentales que útiles.

Hoy saco la llave del llavero cerrando toda una época llena de buenos recuerdos. Se han acabado mis viajes al Apartado.

También he dicho adiós a mi viejo DNI. El cambio al nuevo DNI electrónico ha sido un trámite rápido. Con cita previa (un minuto en la web exclusiva para pedirla), diez minutos de trámite y diez euros, ya tengo mi nuevo DNI en las manos. No echaré de menos las colas, la espera con un resguardo de papel, los dedos manchados de tinta al dejar las huellas digitales... viva la tecnología y las cosa que funcionan.

1 comentario:

El futuro bloguero dijo...

Y ya verás cuando te toque renovar el pasaporte... no hace falta ahora que lleves ni siquiera foto, porque tomarán la que está en el chip de tu nuevo DNI y el trámite también es ultra rápido.

Una cosa que de verdad funciona y muy bien.