03 diciembre 2008

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 03 de diciembre de 2008


Este verano María José y yo empezamos a ver Deadwood.Deadwood
Había leído en algún sitio que era una serie sobre el oeste y me apetecía un argumento distinto, más para imponer un poco de variedad a nuestro régimen de series que por verdadero interés. Ahora, tres temporadas después (y a la espera de ver pronto la cuarta) puedo decir que es una gran serie y que estoy disfrutando de un reencuentro con el western. Reencuentro porque el western formó parte de nuestra infancia - recuerdo especialmente esas  tardes de sábado con una “película del oeste” (entonces no se llamaban westerns) en la tele-. Después llegó un cierto desencuentro del que sólo nos rescató alguna joya como “Silverado” o “Sin Perdón” o esa pequeña broma que se llama “Rápida y mortal” que nos dejó alguna de las mejores escenas de duelos de la historia del género.
Y ahora llega “Deadwood” y una serie de películas que nos devuelven el western con toda su carga de épica y con una crudeza que los clásicos del género no podían mostrarnos – eran otros tiempos -. Bienvenido sea este resurgimiento.

Appaloosa. dir. Ed HarrisAyer fuimos a ver “Appaloosa”, el western dirigido y protagonizado por Ed Harris. Ed Harris es uno de esos pocos actores capaces de imprimir carácter a sus personajes y soy uno de los – pocos creo - que disfrutó con su anterior incursión como director (“Pollock”, la biografía del pintor Jason Pollock, protagonizada también por Ed Harris).“Appaloosa” es un western otoñal que nos habla de un mundo que está cambiando y de unos personajes que tienen que aprender a adaptarse. Pero “Appaloosa” no es una película del oeste al uso. Hay violencia – cruda, rápida, impactante -, hay tiros, peleas, persecuciones a caballo, trenes, cárceles, malos muy malos (genial Jeremy Irons), buenos muy buenos (impresionantes tanto Ed Harris como Viggo Mortensen), mujeres perturbadoras (por una vez, Renée Zellweger está en su papel) y duelos (sin tantas reglas ni planos como los que nos regaló Sam Raimi pero igualmente inquietantes)... pero en “Appaloosa” lo que realmente importa (como en “Deadwood”, como en “Sin Perdón”) es lo que sienten los personajes, la historia que tienen detrás y, sobretodo, lo que les queda por delante.La película de Ed Harris nos habla también de amistad, de fidelidad, de entereza, de traición y de respeto. Y ahí está parte de su grandeza.Una gran película. No os la perdais.

2 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

También me gustó mucho la del tren de las 3 y 10, un fabuloso remake.

¿Vuelve el Western?

Cuando yo era pequeño, se hablaba de pelis del oeste, o de pelis de indios y vaqueros... efectivamente, no se usaba el término western...

xavi dijo...

La buscaré aunque sea en DVD.
Gracias por el consejo.

Creo que hay un cierto resurgimiento pero con unas premisas nuevas. Ahora ya no es un género sino un espacio en el que ocurren todo tipo de historias... un ejemplo de eso es Deadwood. Pasa en el oeste y tiene historias ligadas a su escenario, pero muchas de las tramas argumentales podrían ocurrir en otro lugar y el pueblo de pioneros sólo sirve de escenario. Nuevos tiempos para viejos géneros, pero para algunos de nosotros seguirán siendo películas de indios y vaqueros.
Un saludo.