08 febrero 2008

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 08 de febrero de 2008


De nuevo llego al viernes con las fuerzas mermadas pero con una enorme ilusión por las algo más de 63 horas de libertad condicional que, al final del día de hoy, me serán concedidas.
Últimamente no escribo mucho ya que hay pocas novedades en el paraíso del no-ocio en el que he decidido instalarme. La semana ha pasado entre el trabajo en Levi Pants, los viajes en los que el sueño y la lectura pelean por la hegemonía, una cena en Graceland con nuestra vecina Mariona y el visionado de algunas series junto con María José que ha estado constipada.

El primer pan de cosecha propia
Una de las pocas novedades es la panificadora que, desde ayer, se ha incorporado a nuestra producción culinaria. El de la foto es el primer pan que hemos hecho (se encargó de todo María José pero mis ánimos y jaleos sin duda influyeron en el resultado final). Es un pan de cereales hecho con un preparado comprado en el supermercado. El resultado no es perfecto, pero si muy satisfactorio.
Conseguir la máquina no fue tarea fácil. Su precio (44 €) lo convertía en un producto atractivo. Así que decidí acercarme a primera hora de la mañana al Lidl del barrio para comprarla. Llegué a la hora de abrir pero los responsables del local decidieron dejarme 15 minutos en la calle. Durante estos 15 minutos se acumuló en la puerta un nutrido número de profesionales de la oferta que estuvieron a un paso de arrancarme la cabeza cuando por fin se abrió la veda. Pero por suerte no todas las señoras querían una panificadora y pude hacerme con ella no sin sufrir antes unos cuantos codazos y un sinfín de miradas amenazadoras que me decían: “ni te acerques a lo que yo quiero si quieres ver como se pone el sol hoy”.

Javier Limón. Son de Limón
Escucho “Son de Limon”, el nuevo disco de Javier Limón. Sus producciones (“Lagrimas negras” de Valdes & Cigala, “Cositas Buenas” de Paco de Lucía, Buika, La Negra...) me parecen siempre acertadísimas ya que sabe mezclar como nadie el flamenco con otras músicas sin perder la esencia. En su disco lo consigue una vez más pero lo encuentro un disco algo frío en el que se echa de menos algo de pellizco, algo de esa visceralidad que hace grande al flamenco. El disco sonará, y sonará mucho, en radios, hilos musicales y cenas con amigos – en casa propia y ajenas – pero echo de menos más temas como
"habanerías" que abre el disco (para mí el mejor corte con la maravillosa voz de Buika). Rodeado de excelentes músicos, Javier Limón lo borda en las bulerías y los tangos y, me ha parecido tras una primera escucha, que patina algo cuando asalta otros géneros como el bolero o esa semisamba (con un sonido que recuerda a Pegasus con aires flamencos) . “Son de Limón” es un disco grande, pero no gigante. Ya se sabe que a los más grandes se les pide más y Javier Limón forma parte del Olimpo del nuevo flamenco.

¿Os he dicho ya que hoy es viernes?

2 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Hace unos meses, un blog muy interesante de FRIKOSAL, publicó un interesante artículo sobre la maquina de pan del lidl.

A lo mejor te puede interesar.

http://frikosal.blogspot.com/2007/12/la-insurreccin-de-la-panificadora.html

Saludos.

xavi dijo...

Gracias por el enlace. Yo no he llegado a la panificadora por militancia, pero al ver los resultados conseguidos por amigos me convencí de que era una gran compra. Totalmente recomendable.
Saludos y gracias.