21 octubre 2007

DIARIO DE UN OCIOSO
Sábado, 20 de octubre de 2007


Viernes. Me encuentro con María José en el centro y cenamos en el Ugarit Born con Pepe, Lidu y Ana. Después de cenar damos un largo paseo por el barrio. Pese al cansancio acumulado durante la semana, la promesa de dos días de fiesta siempre renueva las fuerzas.

Sábado. Mala noche. Me levanto pronto y, muy cansado, salgo con Cass a por el desayuno y el periódico. Desayuno con María José, me calzo mis botas de montaña y salgo con destino a la tradicional subida a “la Mola”. Cada año nos reunimos – unos cuantos ex-compañeros de trabajo – y subimos a Sant Llorenç del Munt, la excursión se ha convertido en la excusa ideal para reencontrarme con ellos y saber un poco de sus vidas.

El viaje, que preveía plácido, se complica. Los Ferrocarriles Catalanes – normalmente puntuales – tienen un problema y funcionan con retraso, tengo que esperar mucho en el metro y Renfe funciona a su ritmo habitual Cuando llego a Cerdanyola (con 20 minutos de retraso) Albert y Manel todavía me esperan.

la naturaleza, esa gran desconocida
En el coche de Albert nos acercamos al punto de encuentro con el resto de la expedición. Es el momento del reencuentro, de los saludos y de intentar enterarte en pocos segundos de todo lo que les ha pasado a los demás en un año. Siempre hay sorpresas (alguien a quien no veías desde hace muchos años) y alguna decepción (gente que te apetecía ver y que este año, por diversos motivos, no han podido estar aquí), pero siempre es gratificante volver a verlos a todos y poder celebrar que llevamos muchos años (no está claro cuantos, pese a las enconadas discusiones sobre el tema) subiendo a “la Mola”.

Poco después empieza la subida, llena de paradas, desayunos, conversaciones siempre fragmentadas, sorpresas, noticias y bromas. Como siempre me tienta coger el camino (por el que este año suben Cristina y Gloria) pero al final el borreguismo me vence y decido seguir a los demás en la subida por el no camino.

Una vez arriba – cansados - nos espera el restaurante y la prometida comida.

los xiquets de la mola en plena actuación
Tras la comida llega la tradicional jornada castellera. Los “Xiquets de la Mola, este año con la dirección de Xavier que se viste de pirata para la ocasión, empiezan su actuación con un sólido “4 de 1 amb l’agulla” que cargan y descargan sin problemas. Después vendrán una serie de fracasados intentos entre los que destaca especialmente un vacilante “pilar de Manel aixecat per sota” que no conseguirán cargar. La actuación se cierra con una inédita “torre de 3 sense anxeneta” que consiguen a duras penas cargar y descargar ante la mirada atónita de uno grupo de espectadores a los que, decididamente, les estropeamos la digestión.

La vuelta a casa resulta tan larga como siempre: caminada, merienda, caminada, despedida, coche, metro, tren (parcialmente fuera de servicio por culpa de las obras del AVE que han reventado un túnel) y, finalmente, Graceland.

Estoy cansado, ahora sólo queda guardar las botas y esperar a que Albert convoque – como siempre con meses de antelación – la edición del 2008.

Artículos para Vive la Ciudad Barcelona sobre el Tèxtil Café y el Trafic 07.

2 comentarios:

xavi dijo...

Quanta gent ereu i qui hi va anar del teu ex-tèxtil barceloní ?

xavi dijo...

18. Molts d'ells ja clàssics (l'Albert, Francesc, Gloria, Xavier, Martí, Víctor, Eugeni i Isabel, Cristina, Manolo, ferran g.) i altres mes joves (Oriol, Pablo, Carles, Txell, Neus, Ramón).