11 octubre 2007

DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 11 de octubre de 2007


Hoy, aunque sólo sea en espíritu, por fin es viernes.

Ayer, al volver del fabuloso concierto de Soulsavers no pude ponerme a dormir y decidí leer un rato mientras todavía resonaban en mi cabeza los últimos ecos de la voz cavernosa de Mark Lanegan. Acabé “Pisando los talones” de Henning Mankell. Hace unos días leía una entrevista en la que Francisco González Ledesma decía que no se Henning Mankell. Pisando los talones
creía a Mankell. A mí me ocurre lo contrario. Sus novelas me parecen totalmente entroncadas en la realidad y alejadas de los tópicos del género (tópicos que a mí no me molesta encontrar en las novela negra pero que no echo de menos en las novelas de Henning Mankell). Leer la serie protagonizada por el comisario de Kurt Wallander en orden cronológico permite ver una evolución de los personajes y del escenario en el que se mueven – esa Suecia rural sin oscuros callejones ni antros en los que suena jazz a todas horas – . Un valor añadido a una buena novela negra. Pisando los talones – pese a su largo “metraje” (732 páginas en la edición de bolsillo) se lee fácilmente y se disfruta de principio a fin.

Hace días que desde los medios de comunicación me marean – nos marean a todos – con cuestiones relacionadas con la lengua. Por una parte la presencia de Catalunya como país invitado en la feria de Frankfurt ha desatado – desde hace meses – una agria polémica sobre la presencia – o más bien sobre la ausencia – de ciertos escritores catalanes que escriben en castellano. Yo, si fuera escritor, me encontraría entre estos autores “marginados” ya que, aunque pienso y me expreso en catalán, una educación en la que la lengua catalana era tratada como lengua extranjera ha conseguido que, cuando lo hago por escrito, me sienta más cómodo haciéndolo en castellano. Creo que es cultura catalana la que se expresa en catalán y la que lo hace en castellano, pese a eso creo que la polémica es vacua, ya que los escritores en lengua castellana tienen asegurada su presencia en Frankfurt.

En el lado contrario me encuentro constantemente con ataques al catalán y a la utilización que de él hacemos los catalanes. No hay en Catalunya, pese a lo que ciertos medios de comunicación instalados en la ignorancia defienden, ningún problema lingüístico. Los catalanes utilizamos castellano y catalán con naturalidad y esto no provoca ningún problema de convivencia.
El otro día vi un fragmento de un programa de Telemadrid (televisión, no lo olvidemos, pública) en el que unos iletrados se reían de la utilización del catalán: uno de los tertulianos, mentía diciendo que cuando el entrenador del Barça hablaba en castellano, en TV3 lo subtitulaban en catalán. Es totalmente falso, lo decía en una televisión pública y sus iletrados contertulios le reían la gracia.
Estas posturas no las entiendo. No entiendo que un español no defienda la riqueza lingüística de su país, parte del patrimonio de todos. No entiendo que se mienta en un medio público y no pase nada. No entiendo que se nos falte al respeto por utilizar una lengua distinta al castellano.

Temo que este tipo de polémicas lingüísticas se recrudecerán, la cercanía de las elecciones así lo augura.

Artículos para el Vive la Ciudad Barcelona sobre Va de Vi, la Fira de Bellcaire y el Primavera Club 07.

5 comentarios:

xavi dijo...

Totalment d'acord amb la manipulació informativa de Telemadrid. El pitjor de tot és que la gent que mira aquests programes i escolten la ràdio del fatxa del Losantos es creuen les mentides. L'altre dia llegia un article d'una periodista catalana que deia que fins i tot un taxista romanès que els escolta a Madrid criticava els catalans....

xavi dijo...

No entenc aquest tipus de "periodisme". Quan expliques una cosa mai pots ser totalment objectiu. Pero mentir... no ho puc entendre.

encantadisimo dijo...

En esta cuestión hay intransigencia en ambos bandos: por un lado los españolistas que no aceptan el catalán y por otro lado los catalanistas que no aceptan el castellano. Tonterías propias de energúmenos; en ambos casos se trata de individuos o grupúsculos que no merecen nuestra atención.

Lo único válido y enriquecedor es el gran valor añadido que proporciona el bilinguismo. Asumiéndolo nos situamos muy por encima de todos los integristas juntos.

xavi dijo...

Si, y es una lástima que no sean capaces de valorar esa riqueza y que sus estrechas miras (en ambos casos) les impidan disfrutar de una de las dos lenguas y todo lo que de bueno ofrece.

bruxa dijo...

Xavi: pienso exactamente como tú. Los idiomas son riqueza, son cultura, no son armas políticas ni excusas para la falta de respeto. Tanto los catalanes que desprecian el castellano como el resto de españoles que desprecia el catalán deberían estar orgullosos de la pluralidad lingüística, en lugar de usarla como arma para atacarse y provocar polémicas.

Por otro lado, me revientan las mentiras sobre nuestros supuestos problemas idiomáticos en Catalunya que se vierten día a día en algunos medios. Vi el programa que mencionas, y también vi en su día el reportaje de El Mundo TV "Ciudadanos de Segunda". Es patético. Es que además yo lo he vivido en persona: no soy catalana, vivo aquí desde el 99 y jamás he tenido problemas con el idioma. Lo he aprendido, me he integrado y listo. Es muy fácil cuando le pones ganas. En fin...

Me encanta como escribes :)