14 septiembre 2007

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 14 de septiembre de 2007


Extraña semana. Pese a la fiesta del martes, pese a tener sólo cuatro días laborales, ha costado llegar hasta el final.
A parte del trabajo poco tengo que explicar (cierta decepción al ver “Gangs of New York” - el peor Scorsese para un material buenísimo que no supo aprovechar -, buenos momentos leyendo el “Juego de Niños” de Carmen Posadas... y poco más).

Estos días he aprovechado para explicar la nueva temporada del TNC y la sala bikini.

Le Mans. Le Mans
DISCOS VIEJOS que hace tiempo escuché (VII)
Le Mans. Le Mans


Enero de 1994, yo creía que lo mío era el rock. Por aquel entonces compraba el Ruta 66 y, siguiendo la línea editorial de la revista, renegaba de Rockdelux por ser “demasiado comerciales”, “unos pijos” y “unos vendidos que no tenían puta idea de lo que era el rock”. Mis compras en las tiendas de discos eran de - cuando más desconocidos mejor - oscuros grupos de garaje y – más oscuros todavía – combos inverosímiles que hacían variaciones ruidistas que más o menos se parecían a algún tipo de rock primitivo. Y de pronto cayó en mis manos un disco diferente y mis – creía que eran sólidos – esquemas saltaron por los aires.
Allí estaba la portada de Le Mans con esas nubes blancas en un fondo azul, y ese nombre horrible que no prometía nada bueno. Pero fue poner el disco, empezar a sonar “Un Rayo de Sol” y notar que la incertidumbre se apoderaba de mí. “Un rayo de sol” es pop luminoso y – o cosa horrible – hasta bailable. Pero, contra todo pronóstico e incluso contra mi voluntad, aquello me gustaba y continué escuchando todo el disco. Las letras hablaban de cosas cotidianas y no de gente atormentada que lloraba sus males... no entendía nada, pero seguí adelante.
Al poner la segunda cara y escuchar “H.E.L.L.O” (donde utilizaban – oh pecado - bases electrónicas y samplers) algo ya había cambiado para siempre y el pop había vuelto a mi vida. A partir de ese día y hasta su disolución como grupo, Le Mans se convirtió en uno de mis grupos de cabecera. Redescubrí a Aventuras de Kirlian (su anterior proyecto que había pasado desapercibido para mí, demasiado concentrado en encontrar la “esencia” del rock) y disfruté del concierto que – junto a La Buena Vida – dieron en la Plaza Real con motivo del Bam. Este primer disco no es el mejor de la banda (yo prefiero sus posteriores discos), pero en estas pequeñas historias musicales no quiero hablar de calidades sino de sensaciones personales, y este disco es culpable de alguno de mis actuales vicios en este campo.

Le Mans fue publicado en enero de 1994 por Elefant Records. Actualmente es posible encontrar una reedición en cd (en formato digipack).

1 comentario:

Albert dijo...

Grandes Le Mans, grandes, tambien cambiaron mi opinion del pop, al que hasta entonces calificaba de "baboso". Tambien de acuerdo en que sus ultimos discos son los mejores, yo me quedo con "aqui vivia yo"