02 agosto 2007

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 01 de agosto de 2007


Vacaciones, día 3

Durante el paseo matinal con Cass, en búsqueda del desayuno, paso cada día por un paisaje en el que lo rural y lo urbano se dan la mano. Aún quedan – cada vez menos – campos con cultivos, alguna masía y algún camino de tierra. A su lado urbanizaciones, apartamentos y calles asfaltadas. Me gusta el contraste entre estos dos mundos y el paisaje – moderadamente salvaje – que atravieso en mis paseos, pero lo rural va perdiendo la partida y no sé cuanto durará esta mezcla y cuando pasearé por calles de una gran urbanización que lo abarcará todo. Quizás, cuando esto pase, cogeré el coche para ir a comprar el pan.

En “La Conca” no hay demasiada gente pese a ser agosto (el día está algo nublado). Es un lujo estar en la playa que más nos gusta, junto al mar y sin apreturas.

Estos días sólo echo de menos una conexión a internet. Soy un adicto y cinco días sin revisar el correo, sin publicar en el diario ni leer los diarios por los que suelo pasarme a diario se hace raro. Para solucionarlo nos acercamos con el ordenador a la Biblioteca de Castell-Platja d’Aro y utilizamos su conexión Wi-fi. Cuelgo algunos artículos en el blog de Barcelona, pongo al día este diario y me saco el mono de la espalda.

Henning Mankell. La quinta mujer
He acabado “La quinta mujer” de Henning Mankell. Los libros de la serie protagonizada por el detective sueco Kurt Wallander – al contrario con lo que me ha ocurrido con otras series de otros escritores – cada vez me gustan más. Bajo la trama detectivesca – perfectamente urdida y enclavada en un tiempo y un lugar (cosa que no ocurre en muchas novelas negras) se esconden grandes novelas que hablan de mucho más que de esa trama.

Edmon Baudoin. Piero
También he leído “Piero” de Edmon Baudoin. “Piero” es un cómic autobiográfico que María José se compró porqué le gustó el dibujo. Se lee de un tirón y tiene un extraño encanto. Me ha gustado mucho.

Por la tarde y tras una doble sesión de siestas (antes y después de comer) os encontramos con Anna, Jaume, Claudia y Martí. Martí – que cada vez se parece más a Calvin (de Calvin & Hobbes) – no para de jugar con Cass y pese a que nos ofrecen un tentador cambio, no lo aceptamos. Por aquello de lo malo conocido...

2 comentarios:

el somni dijo...

Això són vacances!

No sé si ja t'ho havia comentat però el meu home treballa de cuiner al restaurant Mas Sicars de Castell d'Aro. Et recomano que us hi acosteu i tasteu la cuixa de cabrit amb foie.

Que seguiu gaudint d'aquests dies de merscut descans

xavi dijo...

al final m'han faltat dies... el proper cop serà.
Gracies per la recomanació