07 agosto 2007

DIARIO DE UN OCIOSO
Lunes, 6 de agosto de 2007


Vacaciones. Día 8

El día amanece nublado, de hecho parece que acaba de llover. Mientras María José pasea a Cass, preparo el desayuno (con panecillos de viena de la Ibicenca hábilmente congelados para utilizar en días que, como hoy, da pereza salir de la cama pronto para ir a por el pan).

Tras el desayuno María José me acerca a Palamós para que me pongan la vacuna. Se encarga de ponérmela una amabilísima enfermera jubilada, Dolors, que me explica – mientras me pone la vacuna- que fue la primera mujer en Palamós que condujo un coche y la primera en ir llevar una moto. Lo que tenía que ser un rápido trámite se convierte en unos minutos deliciosos.

Después paseamos por Palamós con Cass y volvemos a casa para dormir y leer un poco.

la vista desde el Dorado Mar, uno de sus muchos encantos
Comemos en “El Dorado mar” (President Irla, 15 Sant Feliu de Guixols Tel. 972311818), junto a la ventana y con una vista impresionante de la bahía de Sant Feliu. Tras algunas dudas optamos por el menú. Mis “calamares enanos con judías” están hechos con poco cariño pero la dorada con salsa romesco que me como de segundo está muy buena. El lugar es muy interesante pero deben cuidar un poco los platos ya que tengo la impresión de que se están dejando llevar por el éxito que, merecidamente, han cosechado.

Tras la comida apetece que nuestra cita no se acabe. Continuamos en los cómodos sofás de l’Aroma, hablando de todo un poco y haciendo planes para las próximas horas, para los próximos días y para el resto de la vida.

Siestas, largos paseos con Cass y – después de una tormenta con unos rayos que anunciaban algo peor – cena en “El Pi de Sant Pol” con David, Núria, Esteban, Martina, Neus, Andreu, Anna y María José. Ante la imposibilidad física de continuar la fiesta – que mayores somos – lo dejamos tras los chupitos. Cenar al aire libre en una noche especialmente fresca ha sido una buena idea.
Volvemos caminando a casa mientras seguimos con las conversaciones aplazadas en la sobremesa.

He escrito algunos artículos para el blog de Barcelona: Uno del Sakuraya, otro del Tirsa cocktail bar, otro de Can Cortada y, por último, uno sobre El Vaso de Oro.

1 comentario:

eduardo waghorn dijo...

Es increible como navegando por la blogósfera encuentras espacios sorprendentes...como este.
A veces hay que detenerse en la vida, simplemente a observar. No es esa la felicidad, simplemente los momentos?
Un abrazo desde Chile, acabo de linkearte, no resistí la tentación, desde mi blog principal, movilwagg.
Eres bienvenido.