08 marzo 2007

DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 07 de marzo de 2007


María José y yo seguimos empecinados en convertir la mañana de los miércoles en un oasis para resistir las durezas que nos impone la semana.
Con unas entradas inesperadas – gentileza de Alfonso y Eva – nos pasamos la mañana paseando por las salas del MNAC. Por motivos de tiempo nos saltamos el románico y el gótico (verdaderas estrellas del museo) y visitamos la colección de arte moderno y contemporáneo que no habíamos visto en este emplazamiento (y eso quiere decir que hacía mucho que no la veíamos).

escalofríos, buenísimosLas mañanas de los miércoles son también mañanas de escalofríos. Probablemente, en un futuro no muy lejano, arrastraremos extraños problemas de salud, debido al abusivo consumo que hacemos cada miércoles de este producto. Pero está demasiado bueno para renunciar a él.

3 comentarios:

Cago en tó dijo...

Me suena eso de "Escalofríos"... ¿Eran unos caramelos de pica-pica? ¿Sabes si todavía existen?

Bruxa dijo...

ostras los escalofrios!!! Yo los comía de pequeña!!! Qué recuerdooosss :D Es como el otro día, que vi una bolsa de PetaZetas y casi lloro de la emoción :P

Dónde los compras? :)

xavi dijo...

En una tienda pequeña de l'H. Pero también los he comprado en la tienda de chucherías de los cines Icaria de Barcelona.