07 diciembre 2006

“Siglo xx cambalache
problemático y febril
el que no llora no mama
y el que no afana es un gil”
Enrique Santos Discépolo. Cambalache


DIARIO DE UN OCIOSO
Miércoles, 06 de diciembre de 2006


Y llorando, llorando – contra todo pronóstico - ... “habemus puente”. Se que purgaré con creces esta generosa dádiva de la empresa... pero no vuelvo a Levi Pants hasta el lunes 11 y la felicidad es algo parecido a eso.

Me levanto pronto, paseo con Cass hasta el quiosco y, con el periódico del día bajo la chaqueta (llueve), vuelvo a casa, desayuno con María José y me pongo a cocinar. Pasan pocos minutos de las 7 y hoy es festivo, la locura se ha apoderado de los habitantes de Graceland.

Paso muchas horas en la cocina cortando, mezclando, friendo, limpiando... y el resultado es: un estofado de ternera a la bourguignon (asado con vino tinto), una cazuela de sepia con albóndigas y unas lentejas estofadas. Yo me lo paso bien y María José me aplaude con la esperanza de superar su DAM (Déficit Alimentario Mental: estado alterado del organismo fruto de una alimentación repetitiva y en la que la cuchara y los platos de larga elaboración brillan por su ausencia).

Por la tarde – y sin siesta recuperadora – nos ponemos a trabajar en la postal de navidad y ponemos en el correo ya las primeras. Como cada año, dejamos en manos de correos mucho trabajo e ilusión. Espero que lleguen pronto.

En los cines del barrio – llenos de gente, con colas que me hacen renunciar a mi dosis de palomitas – vemos “Casino Royale”. Pese a algunas lagunas de guión, pese a innecesarios enamoramientos, me gusta el nuevo 007. Daniel Craig es creíble y supera muchos anacronismos que el personaje estaba acumulando en las últimas entregas. Y es que lo que en los 60 podía ser “chic” ahora se convierte en cursi, desfasado y ñoño.

Escucho en la radio que el Conseller Josep Huguet (conseller de innovación, universidades y empresa de la Generalitat de Catalunya) propone juntar los días festivos con el fin de semana para “evitar situaciones como la del puente de la Constitución de estos días”.
Terriblemente ofendido propongo al Conseller que su cumpleaños se celebre siempre en sábado – así a su fiesta podrán ir más amiguitos y no interferirá en su trabajo– y que sus otras celebraciones (santos, boda, lo que sea...) se celebre coincidiendo con el día de Navidad (para evitar dobles e incómodas celebraciones). Mi propuesta es igual de idiota e improductiva que la suya, pero se la hago gratuitamente, mientras que él dedique su tiempo a hacer propuestas descerebradas como esta, cuesta a los contribuyentes 119.412,04 euros brutos al año.

2 comentarios:

Albert dijo...

totalmente de acuerdo con tu comentario sobre el Huget ese.
Ademàs, uso tu blog como plataforma para exponer mi indignación con el ayuntamiento. Vuelvo de Corea después de casi un año y me encuentro mi calle abierta en canal, donde continuan las obras que ya habían empezado la última vez que estuve aquí, obras que en un año han avanzado unos 20 metros....estoy indignado!
Primo, nos vemos muy pronto

xavi dijo...

fet... trucans i quedem