23 noviembre 2006

DIARIO DE UN OCIOSO
Martes, 21 de noviembre de 2006


De nuevo obras en Graceland. Los efectos que produjo la última actuación de la brigada de la inutilidad (grandes cataratas en el techo del baño, recién reparado por cataratas producidas por la falta de habilidad del mismo instalador del aire acondicionado que provocó el primer salto de agua) por fin van a ser restaurados devolviendo Graceland a su estado normal. Anna nos echa una mano y vigila que Cass no se coma las herramientas de los instaladores.

Víctor Mans Blaves nos envía, desde Lisboa, un cartelito de cerámica que pone “Graceland” y que ya cuelga en la puerta de entrada (por la parte posterior para evitarle tentaciones a vecinos y transeúntes).

Sin mucho más que contar – por culpa de un excesivo celo en el trabajo y de la hipoteca que me obliga a acudir a él - recomendaré el último libro que he leído, la última película que he visto – si, he vuelto al cine después de mucho tiempo – y el disco que está sonando mientras escribo esto.

Empiezo por el libro:

COLA
IRVINE WELSH
irvine welsh. cola
“Cola” me atrapó desde el principio y no he podido dejar de leer hasta acabar con ella. Welsh es – si se me permite parafrasearle para definirle – el puto amo. Su dominio del ritmo narrativo, de los personajes y la creación de un espacio literario situado a medio camino entre realidad y ficción en el que coexisten los protagonistas de sus novelas cruzándose en ocasiones, convierten sus novelas en una espiral de acontecimientos que nunca sabes dónde te llevará. Pero “Cola” es, sobretodo, una novela sobre la amistad, sobre esos misteriosos mecanismos que la mantienen pese a las incompatibilidades...
Welsh es capaz de destacar lo peor de todos nosotros – casi siempre efecto de nuestras debilidades - con una crudeza hiriente pero también, como buen observador de la naturaleza humana, nos muestra nuestra mejor cara.
Lo único que lamento es no poder disfrutarlo en versión original. La traducción es buena, pero por el camino se queda el trabajo del autor con el lenguaje (el dominio del inglés que hay que tener para apreciar los matices está a años luz de mis posibilidades) .


Después, un poco de música:

RAPHAEL HAROCHE. CARAVANA
rapahel haroche. caravana
Ves el nombre de Raphael en un disco e inmediatamente piensas en “Aquel”. Una vez superado el momento de pánico, decido darle una oportunidad. Suerte que lo hago.
Raphael Haroche es un cantautor francés más cercano al rock que a la “chanson” y “Caravana” es su tercer álbum de estudio. Un tono melancólico, letras que hablan de nuestro mundo de una manera sencilla y cruda, gran sensibilidad y temas cortos que siempre te dejan con ganas de más, son las virtudes de este disco.
La canción que da título al disco es una pequeña maravilla que te fascina desde los primeros acordes.
En su versión española incluye tres – prescindibles – temas en castellano, uno de ellos – “en un siglo verás” – a dúo con Luz Casal.


Y para acabar, un poco de cine:

FICCIÓ. CESC GAY
ficcio de Cesc Gay
“Ficció” no es una película fácil ya que intenta explicar – sin el fácil recurso de la palabra – lo que no pasa. “Ficció” es un película que nos cuenta una historia de amor y nos habla sobre conocer a la persona ideal en un momento inoportuno, habla también de la renuncia a los sentimientos intensos de un enamoramiento en nombre de una estabilidad emocional – buscada durante mucho tiempo y finalmente encontrada – o en nombre de la fidelidad y el mantenimiento de un “status quo”.
Mucho que contar para – como decía – no recurrir a largas conversaciones que hubieran convertido a la película en un pesado novelón. Cesc Gay lo consigue gracias a una maravillosa dirección de actores (con la ayuda de unos actores que están francamente bien: Eduard Fernández, Javier Cámara, Agata Roca, Carme Pla y, sobretodo, una sorprendente y genial Montse Germán) y a un cuidado guión.
Echo de menos la brillante fotografía de “En la ciudad” (creo que el punto débil de la película es la fotografía) pero quizás aquí me sale la vena urbanita y tanto verde me pone nervioso. Por suerte la música de Nick Cave me retorna algo de ese espíritu urbano que tanto necesito.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Xavi: estic molt d'acord amb la valoració que fas de la peli. A mi també em va agradar però a nivell d'imatge no és tan bona com l'anterior del cesc gai.

Xavi L.

rubendomfer dijo...

Me apunto el de "COLA" en la lista para leer estas navidades.
Salu2!