09 agosto 2006

DIARIO DE UN OCIOSO
Martes, 08 de agosto de 2006


Vacaciones, día 11

De nuevo en Barcelona. Toca disfrutar de Graceland en compañía de María José, leer el periódico de hoy - y el de ayer para el que no tuve tiempo -, escribir días atrasados de este diario, sestear y cocinar un poco.
Dentro de la campaña “ponga un Rodríguez en su mesa” hoy acogemos a Marta. Hablamos de perros y comemos libritos.

Por la noche tenemos cena en la nueva casa de José María y Mónica que han hecho realidad ese sueño que tenemos muchos de abandonar nuestro piso en la gran ciudad y cambiarlo por una casa en el campo. Pero llegar al campo no es tan fácil como parece. Mónica le da instrucciones a María José. María José las apunta “a su manera” y después me pide que yo las interprete. Nos perdemos. Volvemos a encontrar la carretera correcta. Nos volvemos a perder nada mas incorporarnos a esta carretera. Conseguimos dar la vuelta. Nos volvemos a perder y – finalmente – ,cuando la locura amenaza con hacerse con nuestras mentes (María José ríe sin freno y dice cosas incoherentes mientras me quejo), llegamos a nuestro destino.
El campo está lejos y es difícil llegar, pero vale la pena. La casa es estupenda y la cena, con larga sobremesa, resulta una delicia. Son más de las tres cuando nos damos cuenta y decidimos volver

Ir el campo a la ciudad parece más fácil. Llegamos pasadas las cuatro. Hora de ir a dormir que mañana... seguiremos estando de vacaciones.

2 comentarios:

maría josé dijo...

eso de "a su manera" no me gusta, no ¿qué quieres decir? ¿que no lo anoté bien? Llegamos, ¿no?:P

Toni dijo...

Para otro día os dejo mi GPS. Paz forever! jajaja.

1 abrazo!