26 mayo 2006

DIARIO DE UN OCIOSO
Viernes, 26 de mayo de 2006


A veces los sueños se hacen realidad. De pequeño siempre fantaseábamos con la idea de tener una máquina recreativa en casa. Sería increíble tener una máquina de marcianitos de propiedad y poder jugar todo lo que quisiéramos sin tener que agotar las monedas de 25 de toda la familia. Después llegó el Spectrum, los PC’s y, finalmente, las consolas y era como tener una recreativa en casa.... pero estaba ese como que nos seguía haciendo soñar en que un día sería fantástico tener una máquina “de bar”.
Por fin ese día ha llegado. Largas negociaciones, viajes, llamadas y, por fin - tras por fin en casauna intervención de María José que supo reactivar la negociación cuando se encontraba en punto muerto, la máquina ya está en casa. Me ayudan a trasladarla Rafa y Jordi P. (muchas gracias, se que es una tontería, pero me hace mas ilusión de la que podéis imaginar) y, tras algunas peripecias la máquina queda instalada – de manera provisional – en el comedor de Graceland.

Por la noche salgo a pasear, primero con María José y Cass y, más tarde, sólo con María José por un barrio que está en fiestas. En el parque hay habaneras y “cremat”, paseamos y disfrutamos del ambiente.
Ahora os dejo, tengo muchos juegos que probar.

2 comentarios:

noe dijo...

oooooooooooohhhhhhhhhh!!!!!!!!!!

Toni dijo...

Genial!
Verdad que podré hechar alguna partidilla? jejeje. Siento mucho no haver podido estar durante el traslado. Mi fábrica de pantalones no me permite escaparme hasta pasadas las cinco y media.
Cuantos juegos hay en su interior?

:-)