14 octubre 2005

“El aprovechamiento lúdico de ese remanente de tiempo obtenido tras satisfacer nuestras necesidades básicas – el ocio – es uno de los rasgos definitorios que distinguen al hombre del resto de animales. Esa característica es cultural y, por lo tanto, desarrollarla requiere aprendizaje”.
Santiago García Quintana. Pequeña Historia del Ocio. Buenos Aires 1958


DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 13 de octubre de 2005


Semana extraña. Miércoles festivo que me obliga a pasar el día en pijama, jugando a dardos con María José (campeonato que he perdido una vez mas), leyendo, viendo CSI y sesteando.
Cuando parece que el día se acaba, Jordi R2 – que anda por el barrio – nos llama y salimos a cenar. Cena en el “Piripipao” (c/Arquitectura, 20 L’Hospitalet. Tel. 934211203) y vuelta a casa bajo la lluvia (soy el único que no va preparado y llego chorreando) y última copa en casa.

Hoy es el último día de trabajo de esta semana (mañana es laborable pero una hábil maniobra me ha liberado de mis obligaciones en Levi Pants). Empleo la mañana en solucionar unos cuantos “tengos que” entre los que se incluye la compra de una gran estantería para poner cds (de hecho son 12 pequeñas estanterías) con el dinero que unos amigos tuvieron a bien poner en nuestras manos.
Ahora escribo esto sentado junto a un ventanal de Ikea. La vista no es demasiado alegre: un día gris, tráfico y obras, pero es lo mejor que he encontrado para empujar las insulsas albóndigas suecas del menú que he cometido el error de pedir.
En un rato estaré en mi puesto de trabajo en Levi Pants aportando mi granito de arena a la productividad del país.

1 comentario:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.