11 octubre 2005

DIARIO DE UN OCIOSO
Sábado, 8 de octubre de 2005


Viernes noche. Acabo mi trabajo en Levi Pants y, como premio a mi entrega incondicional a la noble causa de la empresa, en la puerta me espera María José con el coche que hemos hecho nuestro y que un día de estos tendremos que devolver con gran pesar (racionalizando un poco creo que el hecho de que María José me espere en la puerta no tiene nada que ver con mi incondicional entrega al trabajo y, mucho menos, con la dirección delegada - hoy desaparecida - de Levi Pants.
Un rato y unas cuantas canciones después (Family, Los Imposibles, Rufus Wainwright, Aidan Bartley, Loquillo, Gabinete Caligari, Franz Ferdinand...) llegamos a Platja D'Aro. El paseo ha sido tomado por la Feria de la Cerveza pero el exceso de decibelios que ataca desde un escenario que han puesto en uno de los extremos del paseo nos empuja en dirección contraria.
Pese a que es muy tarde, en "La Churraskita" nos dan de cenar (un pedazo de carne grande y bueno). No hay tiempo para mucho más, estamos cansados y aún no hemos pasado por el apartamento.

Sábado. Me despierto pronto y el gallo del vecino (un viejo conocido) pone banda sonora a los primeros minutos de estas vacaciones de dos días que hemos decidido regalarnos (en otras condiciones esto sería un fin de semana pero - por votación popular - lo hemos ascendido de categoría y ahora son vacaciones).
Tengo un montón considerable de "Cultura/s" y "Babelias" por leer, mientras los repaso espero que María José se despierte. El gallo del vecino, ajeno al paso de las horas y a lo lejano que queda el amanecer, sigue con su poco apreciado recital. Empiezo a acostumbrarme.

Leo en el "Cultura/s":
"Es probable que la Obra Maestra Televisiva más aperreada de la historia de la televisión en España, Urgéncias (TV1), sea también pionera en esta forma de emisión destajista como lo ha sido en todos los maltratos imaginables: cambios de hora, de día, supresión, hasta llegar a dar dos episodios - y no necesariamente de la misma temporada- y entre medio dar un simulacro de Telediario Última Hora. Habría que establecer un Tribunal Penal Internacional de la Haya para este tipo de crueldades. En serio."
Mike Ibañez. Series en serie. Cultura/s de La Vanguardia, 172


No puedo estar más de acuerdo. Las tropelías a las que ha sido sometida una de mis series favoritas (guión brillante, ritmo trepidante, realización impecable) por unos programadores bárbaros nos ha dejado a los seguidores - durante muchos años - en un estado de indefensión e incertidumbre del que sólo la fidelidad a la serie nos ha sacado. A las indecencias citadas por Mike Ibañez debo añadir cambios de orden en los capítulos de una misma temporada (lo hicieron saltándose más de diez episodios que luego, sin ningún tipo de rubor ni explicación, emitieron tras el episodio final de la temporada). Ahora este infierno parece definitivamente superado tras la aparición de la serie en DVD.

Decido privarme del repetitivo canto del gallo y escucho el "Dockdelux" (un sampler promocional del sello "Dock" regalo del "RDL" de este mes) que ayer tuve la precaución de pasarme a mp3. María José - en un alarde de recuperación del sueño perdido- sigue durmiendo.

Cuando despierta salimos a la caza de un lugar para desayunar-comer. Paseando por la playa de Sant Antoni acabamos recalando en "El Recó" que, pese a su fantástico emplazamiento (mesa delante del mar) y a su amable servicio, no nos gusta (caro, paella mediocre, no admiten tarjetas de crédito...).
Al acabar paseamos por la larga playa hasta Palamós con el sol a nuestras espaldas. Hablamos y decidimos ir al cine. Vemos "Wallace y Gromit" y después paseamos por el pueblo.
Hora de volver a casa, de hacer una siesta del carnero, de cenar y de ver un poco de tele ("Atrapados en el hielo" sobre la expedición de Shakelton, en el canal 33). Ha sido un día fantástico.

1 comentario:

maria jose dijo...

vacaciones de..otoño, la,la,la