06 octubre 2005

DIARIO DE UN OCIOSO
jueves, 06 de octubre de 2005


Miércoles. Cena en Graceland con Marta, Albert, Esther, Neus, Andreu, Carles y Montse. El sistema de quedar para la siguiente cena ha funcionado perfectamente y hemos decidido continuar usándolo dada su fiabilidad.
Nos hacen – sin que lo merezcamos – un montón de regalos (una planta preciosa que ha llegado esta mañana, un jardín “Zen”, una mágnum de “Morlanda” – un priorat que nos zampamos durante la cena – y un vale, con mucho dinero, para comprar en el Ikea – que se está convirtiendo en nuestra segunda casa -).
Parece que las cenas en el patio han dejado paso, temporalmente, a cenas de interior. Estamos algo más apretados pero el ambiente es igual de agradable.

La cena acaba pronto – mañana hay que trabajar- y, después de quedar para la siguiente, despedirlos y recoger la cocina, María José y yo nos enfrascamos en una reñida partida de dardos en la que – por desgracia – sufro una amarga derrota.

Jueves. Mañana con María José y, cuando se va a trabajar, me acerco al centro comercial ya que tengo una misión que cumplir. Aprovecho para comprarme el “Poses” de Rufus Wainwright y equiparme con revistas musicales gratuitas y con el RDL del mes.

David ha dejado la UCI y ya está en una habitación de la clínica. Me paso a visitarlo e introduzco – de contrabando – un poco de jamón ibérico (misión cumplida). Todo ha sido un susto y los médicos esperan que la evolución sea tan positiva como lo ha sido estos últimos días.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Like your page my friend.

Cheers!

Adam Hunter