29 julio 2004

“Mi organismo entero está aún agitado. En consecuencia, estoy aún en el proceso de adaptarme a la tensión del mundo laboral”
Ignatius J. Reilly. “Diario de un joven trabajador, o adiós a la holganza”. Escrito en un cuaderno Gran Jefe.


DIARIO DE UN OCIOSO
Jueves, 28 de julio de 2004
 
Miércoles. Desayuno con María José y voy a trabajar. En pocos días el embrutecimiento y la rutina laboral (dos conceptos redundantes) se han apoderado de mí. Levy Pants es como todas las empresas del mundo: los trabajadores están cabreados (en proporción al tiempo que llevan contratados por la empresa) y los jefes también están cabreados (de manera aleatoria y por motivos que siempre se me han escapado).
Por la noche, después de cenar, Jordi R2 – a estas alturas ya repostero oficial de nuestra casa – se presenta en casa con un pan bajo el brazo. El pan – delicioso – es de pepinos y cebolla. Probamos el pan y hablamos un rato. Jordi se va pronto y aún tenemos un rato para leer antes de dormirnos.

Jueves. Desayunamos con el pan de Jordi R. (buenísimo) y María José se va a trabajar. Hoy empieza sus vacaciones.

1 comentario:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.